Ganar o vencer

  • El Club Baloncesto Granada se juega certificar matemáticamente su permanencia una temporada más en la Liga ACB ante un MMT Estudiantes que si pierde descenderá directamente a la LEB Oro

Comentarios 2

El Club Baloncesto Granada está obligado a ganar al Estudiantes para alcanzar la permanencia de forma matemática. Una derrota dará vida al conjunto madrileño, que se colocará a sólo una victoria y con el average entre ambos a su favor a falta aún de dos jornadas para finalizar la fase regular de la Liga ACB, si bien los rivales para los nazaríes (DKV Joventut y Tau Cerámica) serán mucho más complicados que para los colegiales (ViveMenorca y Grupo Begar). Además, un hipotético triple empate en la clasificación a la conclusión de la competición, que es otra de las posibilidades, nunca favorecerá al equipo entrenado por Sergio Valdeolmillos si el tercero en discordia fuera el Grupo Capitol Valladolid. En el caso de producirse carambolas encadenadas, otros clubes que pueden verse implicados en la agónica lucha por no descender son: ViveMenorca, Ricoh Manresa, Cajasol y Polaris World Murcia. Los del Ramiro de Maeztu llegan con la presión añadida de no poder perder, pues bajarán a la LEB sin esperar a más.

El CB Granada se presenta en la cita con la inestabilidad que arrastra desde que comenzó la segunda vuelta de la competición, en la que sólo ha sumado tres triunfos en catorce encuentros, y porque ha encadenado derrotas consecutivas en sus últimas cinco comparecencias, dos de ellas en casa ante Fuenlabrada y Ricoh, rivales ante los que tuvo la opción de certificar su permanencia hundiéndolos en la tabla de clasificación. La lesión de Curtis Borchardt y la nefasta planificación a la hora de confeccionar la plantilla están siendo un lastre para el equipo rojiverde, que ahora confía en la gran calidad de algunos de sus jugadores y, sobre todo, en la presión que pueda ejercer el público que abarrotará las gradas del Palacio de Deportes para sacar adelante el compromiso de esta tarde (19.00 horas).

Sergio Valdeolmillos tendrá a su disposición al estadounidense Dylan Page, pese a que sigue arrastrando un problema de lumbalgia que le ha privado de ejercitarse con normalidad a lo largo de las dos últimas semanas. También contará con el concurso del nigeriano Olumide Oyedeji, que llegó el pasado sábado para sustituir a Michael Bradley, el recambio de Borchardt, y en el que se confía para que aporte intensidad atrás y garantice un mayor control en la lucha por el rebote defensivo. No podrá jugar Federico Van Lacke, al que la Federación Española de Baloncesto se sigue negando a diligenciarle la ficha por entender que no puede abandonar su anterior equipo, el Ciudad de Huelva.

El Estudiantes, por su parte, llega en una situación similar y tampoco está para tirar cohetes, principalmente porque ha cedido en las tres últimas jornadas, dos en su propia pista: Iurbentia y Fuenlabrada. Eso sí, cinco de los nueve triunfos que acumula los ha cosechado en la segunda vuelta. En sus filas aparece Oriol Junyent, que la pasada temporada militó en el CB Granada y que ha sido centro de la polémica cuando no se le renovó y también al no pujar por él la entidad nazarí como refuerzo tras la lesión de Borchardt.

El equipo madrileño, que es entrenado por Velimir Perasovic, tiene poco a donde agarrarse para confiar en la victoria y se consuela con que ha ganado en cinco de sus ocho visitas a la cancha granadina. También con que nunca ha perdido la categoría en los 60 años de historia de la entidad. Claro que aquí se piensa que es el momento idóneo para romper la estadística.

En cualquier caso, lo que está claro es que el enfrentamiento entre el CB Granada y el Estudiantes será intenso desde todos los ángulos que se quiera observar. Las claves para alcanzar la victoria son idénticas para uno y otro bando en esta ocasión y pasan por defender con gran intensidad, imponer el control sobre el rebote y no perder la concentración ni la esperanza por ganar. No obstante, se antoja decisivo para el desenlace final el cometer el menor número posible de errores no forzados.

A nivel táctico, después de lo visto a lo largo de la temporada y sobre todo en el tramo final de la competición, el Estudiantes a buen seguro que intentará sacar fruto defendiendo en zona y explotando ofensivamente la versatilidad de su estadounidense Larry Lewis, así como de la capacidad para atacar de Hernán Jasen, sus dos máximos anotadores. De igual modo, tratará de desarrollar de forma continua el contraataque.

El CB Granada, por su parte, buscará evitar la producción de puntos desde el exterior del ataque rival y, a partir de ahí, con mucha atención sobre la primera línea del pase, tratar de emplearse ofensivamente con rápidas transiciones. Nacho Martín probablemente sea el encargado de asumir la responsabilidad de frenar a Lewis, aunque las faltas personales pueden obligar a cambiar el diseño táctico.

El equipo que logre un mayor equilibrio entre su cinco inicial y los hombres de banquillo tendrá en su poder casi todas las papeletas para eludir el descenso. Eso sí, desde las gradas no parará de escucharse: ¡Vamos, Granada! ¡Este partido lo vamos a ganar!

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios