Garbiñe Muguruza brilla en la cena de los campeones

La felicidad que desprendía por los cuatros costados Garbiñe Muguruza, vestida de blanco, fue la protagonista de la cena de campeones de Wimbledon ofrecida por los socios del All England Tennis Club, que cada año pone el broche de oro al torneo de hierba en la capital británica. La sonrisa de la española sólo encontró digno adversario en la elegancia de un pletórico Roger Federer, que celebraba el haberse convertido en el primer hombre en la historia en ganar ocho veces el campeonato. El edificio Guildhall, en el que apenas cuatro días antes habían cenado los Reyes de España durante su visita de Estado al Reino Unido, fue el escenario para celebrar la tradicional velada, a la que asistieron 400 invitados ataviados con sus mejores galas. Entre ellos, dos de los tres españoles que antes de Muguruza alcanzaron la gloria en La Catedral del tenis, Manolo Santana (1966) y Conchita Martínez (1994) que, junto con el ausente Rafa Nadal (2008 y 2010), completan el cuarteto de ganadores patrios. "Solía odiar la hierba", revelaba Muguruza tras recorrer el salón con la bandeja de plata arropada por la unánime ovación de los asistentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios