Geijo cambia el juego de ataque

  • Pese a mantener la misma disposición táctica, la entrada en el terreno de juego del máximo goleador del equipo mejora el ritmo ofensivo · El Elche se posiciona de forma perfecta en la primera mitad

Fabri apostó de nuevo por la versión ofensiva en el once inicial para tratar de obtener un resultado positivo en la ida de la final por el ascenso ante el conjunto ilicitano. Collantes salió por la derecha, lo que conllevó que Orellana se desplazara hasta la media punta. Sin embargo, eso no significó que el equipo se mostrara más atacante. El Elche se colocó de forma perfecta sobre el terreno de juego y supo contrarrestar esa apuesta. Reforzó el centro del campo con la presencia de tres medios. Acciari, Mantecón y Generelo taparon cualquier intento de elaboración de juego.

No se encuentran espacios

El Granada CF no fue capaz de romper ese excelente posicionamiento del conjunto ilicitano. Las ayudas eran constantes y ni por los flancos ni por el centro se encontró la fórmula para hacer daño Sólo Dani Benítez halló algunos espacios para aplicar su velocidad. Eso fue lo único que inquietó algo a Jaime bajo palos. Tanto Nyom como Collantes y Orellana no acertaron a abrir grietas ante la buena colocación de la defensa rival. Las llegadas con peligro no se dieron como en otras ocasiones. Faltó ese juego fluido al que ha acostumbrado el equipo en casa durante casi toda la temporada. Las piernas y las ideas temblaban por momentos ante lo mucho que había en juego en este encuentro.

Bajo ritmo de juego

La defensa se mantuvo muy segura en todo momento. Mikel Rico y Abel Gómez tuvieron que echar una mano en determinadas ocasiones a los zagueros cuando se encontraron con dificultades ante la presión que ejerció el Elche. El ritmo de juego fue bajo en la primera parte. Al equipo granadino le costó mucho romper la telaraña que puso en liza Bordalás. El Granada CF se enmarañó y no logró imponer sobre el césped lo que más le convenía a sus intereses. Bien es cierto que esta vez su rival no paró tanto el partido, como ocurrió en su anterior visita. Los rojiblancos se perdieron por completo en sus ataques, las transiciones fueron más lentas de lo habitual ante un equipo que se colocó a la perfección en el campo. Apenas había espacios por donde atacar, si bien los jugadores de más talento no estuvieron tan finos como acostumbran.

Mejores movimientos

Todo cambió en la segunda parte. El Granada CF mantuvo de inicio su disposición táctica y también los mismo jugadores que empezaron el encuentro. Orellana y Collantes empezaron a entrar en acción. Habían estado perdidos hasta ese instante. Alternaron movimientos entre la derecha y la media punta, lo que permitió que la defensa se abriera un poco más. Jaime pasó por más apuros que en la primera mitad. Una internada de Nyom por la derecha con el apoyo de Collantes provocó una clarísima opción para adelantarse. Orellana llegó a ese balón de cabeza y no marcó por muy poco. Se empezaron a ver otros movimientos en el frente delantero. El gol se estaba mascando y al Elche no le quedó más remedio que tratar de romper ese ritmo.

Desmarques

La entrada al terreno de juego de Geijo fue la que lo cambió todo. El hispano suizo provocó la pesadilla en la defensa ilicitana. Se movió hacia adelante y de un lado para otro, siempre buscando los desmarques antes de que se produjera el pase. No dio la sensación de haber perdido el ritmo, pese al tiempo que lleva parado. Los centrales del Elche se las vieron y desearon para tapar ese agujero que provocó Geijo. En una de sus escapadas tras recibir un pase al hueco de Abel Gómez la mandó al palo tras disparar cruzado. Fue su primera gran oportunidad. Siguió trabajando y el equipo fue otro bien distinto para atacar. Tenía por delante a su goleador, a su hombre de confianza. No llegó a otros balones por ese falta de ritmo. Insistió con sus movimientos arriba y fue capaz de provocar un penalti en el tiempo de descuento. Le empujaron cuando se disponía a rematar en el segundo palo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios