Grosjean reabre el debate sobre la seguridad

El accidente provocado por Romain Grosjean en Spa (el quinto de la temporada) reabrió el debate sobre la seguridad en la Fórmula 1 del mismo modo que avivó la pelea por el título.

Aunque Fernando Alonso (Ferrari), aseguró sentirse bien -"me he levantado sin ningún dolor y al 200 por ciento para Monza"-, habrá que ver cómo responde en el Gran Premio de Italia, en el que intentará recuperar la ventaja perdida respecto al alemán Sebastian Vettel (Red Bull). Pero no se habla en el paddock tanto de las matemáticas como de la seguridad y los riesgos que toman los jóvenes pilotos, y reabrió el debate sobre los posibles cockpits (habitáculos) cerrados. ¿Sería la solución para reducir peligros? Tras el accidente en 2009 de Felipe Massa, al que le alcanzó cerca del ojo una pequeña pieza de metal, y la muerte del piloto de Fórmula 2 Henry Surtees, al que le golpeó una rueda que salió volando, la FIA sopesa la instalación de una cúpula como las de los aviones de combate.

"Trabajamos con la FIA en el sistema de protección adecuado", dijo Stefano Domenicali, jefe de la escudería Ferrari, que añadió: "Pero con los sistemas probados se generan también otros problemas". Uno de los temores es que los pilotos no puedan escapar en caso de un incendio, por ejemplo. "Se puede poner una cubierta, pero no se sabe si luego será más segura o no", expresó el jefe de McLaren, Martin Whitmarsh. Domenicali también pidió otro tipo de medidas. "En las categorías inferiores habría que imponer de modo implacable las reglas de comportamiento en la pista. De este modo, los jóvenes estaría mejor preparados para la máxima categoría".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios