Honores a la campeona... y al talismán

  • Expectación Ocho años después, la selección juega en Sevilla con una aspirante a discutirle su hegemonía, Inglaterra Bajas Junto a Puyol y Cesc, tampoco estará Juanito en una fiesta ideal para celebrar el medio siglo del Ramón Sánchez-Pizjuán

Partido ciertamente atractivo el que se anuncia para hoy en Nervión. Otro más de tantos en los últimos años. Esta vez no juega el equipo de la mitad de Sevilla ni hay eliminatorias o puntos importantísimos en juego. Esta vez juega el equipo que pone de acuerdo a sevillistas y béticos, acaso la mejor selección del momento. España regresa ocho años después al lugar donde nació el jugador número 12 para darle su aliento cuando más lo necesitaba, en esos años ochenta mucho menos lustrosos que los actuales.

Y España regresa a uno de sus nidos predilectos con todos los honores. Con la corona del Viejo Continente, ahí es nada. A Sevilla no le hace falta motivo alguno para volcarse con su selección, pero si encima la vuelta viene impulsada por la mayúscula ola de autoestima, orgullo e ilusión que levantó la brillante Eurocopa conquistada en Austria, huelga decir que la expectación desatada en la ciudad y sus alrededores más parece propia de aquellos partidos a vida o muerte para Eurocopas o Mundiales, como aquel ante Dinamarca que nos metió en el Mundial de 1994 a pesar de la expulsión de Zubi.

Hace mucho tiempo que España no juega aquí, es enorme la afición que por estos pagos se profesa a la selección, además hay que rendir el más noble de los homenajes a los campeones de Europa... y por si fuera poco, por la bocana del vestuario visitante del Sánchez-Pizjuán aparecerá uno de los rivales más acreditados para discutirle al bloque de Vicente del Bosque su supremacía europea, la Inglaterra de Fabio Capello.

No es hiperbólico afirmar que el España-Inglaterra de hoy puede ser el mejor partido de selecciones que se puede ver en nuestro continente. Y eso que faltan algunos de los primeros espadas: por parte hispana el jefe de la zaga, Puyol, y uno de sus más boyantes valores, Cesc; por parte inglesa, su jugador de más peso en el centro del campo, Gerrard, y su puntal más peligroso, Rooney.

Tampoco estará finalmente el bético Juanito, único representante de los equipos sevillanos en la convocatoria. Las pruebas médicas de ayer confirmaron que sufre una pequeña contractura muscular en el bíceps femoral de su muslo derecho. No abandonará la concentración, donde hasta hoy recibirá el tratamiento fisioterapéutico aconsejado por los servicios médicos de la selección.

La ausencia de Juanito eleva la posibilidad de que el barcelonista Piqué debute esta noche con la absoluta. De salida, todo hace indicar que Del Bosque optará por la pareja de valencianistas Albiol y Marchena, pero es probable que durante el partido, el entrenador salmantino dé sus primeros minutos a una de las más firmes revelaciones de nuestro fútbol.

El resto del equipo español es la base del que trajo la gloria 44 años después de aquella primera Eurocopa: Casillas en la portería; Sergio Ramos y Capdevila en los laterales; Senna, Xavi, Iniesta y Silva en esa prodigiosa zona de gestación y arrib, Fernando Torres y Villa. Un equipazo como quizá nunca tuvo España, que también contará con mucha calidad en el banquillo: el portero Reina, los defensas Arbeloa y Piqué, los medios Busquets, Xabi Alonso, Cazorla y Riera, y los delanteros Llorente y Güiza.

La línea continuista de Vicente Del Bosque dará otro trazo esta noche. ¿Para qué cambiar lo que tan bien funcionó el pasado mes de junio? Lógicamente, hay que trabajar pensando en la gran cita de Suráfrica el año que viene, gente como Llorente, Piqué o Busquets han llamado a la puerta y el seleccionador se la ha abierto. Pero todo bajo el manual intocable: fútbol elaborado, de toque y combinación, de mucha iniciativa y buen gusto. Un fútbol que seduce a cualquiera.

Con ese estilo, con ese fútbol que siempre estará por encima de modas y debates, la campeona de Europa ha encarrilado su camino hacia el Mundial de 2010 con sus victorias ante Bosnia, Armenia, Estonia y Bélgica. Pero la Inglaterra de Capello no está coja. Después del revés que supuso su ausencia de la Eurocopa, ha ganado mucho crédito ante los suyos al sumar también un doce de doce en su grupo de clasificación para Suráfrica y derrotar a Alemania en Berlín (1-2) en un amistoso que jugó con el equipo B.

La selección del país que inventó el fútbol se ha venido arriba y hoy jugará arropada por unos 4.000 enardecidos hinchas, muchos de ellos venidos de la Costa del Sol. Pero enfrente tendrá a la campeona de Europa, que además juega en Sevilla, y además en el coliseo talismán, donde nunca dobló las rodillas. Lógico lo del "No hay billetes". Es para no perdérselo, ¿verdad?

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios