balonmano primera estatal

Ilusionante comienzo

  • El Maracena se estrena con una victoria gracias a su solvencia defensiva

Un jugador del Maracena es frenado por dos rivales en el duelo de ayer. Un jugador del Maracena es frenado por dos rivales en el duelo de ayer.

Un jugador del Maracena es frenado por dos rivales en el duelo de ayer. / álex cámara

Comentarios 1

El Balonmano Maracena inició con victoria su cuarta temporada en la Primera Estatal. Se deshizo del Alcobendas al que dejó en 19 goles, lo que ayudó a inclinar el partido del lado maracenero pese a que no siempre se estuvo certero en ataque. Casi como de un partido de pretemporada se tratara, Javier Elvira probó diferentes variantes ofensivas lo que mantuvo a su equipo siempre por delante y sumar un triunfo amplio que les sitúa desde la jornada uno donde el equipo quiere estar esta temporada, entre los mejores de la categoría.

Media victoria se fraguó atrás. En la intensidad defensiva y en las intervenciones de Carlos Manzano. Permitieron que cuando no hubo efectividad ofensiva la diferencia maracenera no bajara de los tres goles en la segunda parte (18-15, minuto 45). Aunque los madrileños apenas permitieron contraataques, las fases de tiempo sin anotar pesaban sobre su confianza a la hora de afrontar una línea defensiva que apenas concedió espacios. Jugaban con velocidad pero no siempre con claridad para superar a la zaga local.

La victoria se fraguó en la intensidad defensiva y en las intervenciones de Carlos Manzano

En ataque, el Maracena no dependió de nadie ni de ninguna forma de jugar. Si en la primera parte fueron tres goles de Javi Gil los que mantuvieron al equipo con ventaja en momentos clave, en la segunda aparecieron más los extremos, a los que les costó ver puerta antes del receso. Cuando la velocidad a la que obligaba el Alcobendas provocaba imprecisión ante el riesgo de caer en pasivo, apareció la conexión Torres-Bravo en la creación para desatascar el juego y buscar la corpulencia de Vera con dos goles consecutivos como hiciera Gil en el primer periodo.

Si bien es cierto que no siempre se encontró puerta, la regularidad atrás y las variantes ofensivas fueron suficientes para no temer por el resultado. Aunque se fallara ante el marco visitante, incluidos lanzamientos de 7 metros, Manzano respondía despejando otra pena máxima para los visitantes cuando más atascado estaba su equipo (16-12, 38') en la otra parte de la pista. Apenas sumaron goles hombres llamados a ser importantes como Gustavo, Hamsa o Del Águila, pero bastó con los de Pradillo (6) y con la inteligencia mostrada en los minutos de superioridad que provocaron las tres exclusiones visitantes en la segunda parte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios