Indignación en el vestuario

  • Los futbolistas no abandonaron el estadio hasta que no se les hizo entrega de la recaudación del partido, y los Cuerva no encuentran el apoyo necesario y dudan si van a presentar una candidatura

Lo sucedido al final del partido ante el Ceuta engrosa otra de las páginas tristes del Granada CF. Fue un auténtico esperpento y un capítulo más para olvidar cuanto antes. Los futbolistas se negaron a abandonar el estadio de Los Cármenes hasta que no le fuera entregada por parte de la directiva la recaudación del encuentro. Les comunicaron que Salvador, el administrativo del club, se había llevado lo recogido en taquilla y el gerente tuvo que contactar con él por teléfono para recoger el dinero y llevarlo hasta la instalación.

El gerente de club, Fernando García, llegó sobre las 20:35 horas con el dinero recaudado en una mochila azul. Subió al palco y allí se decidió después de un rato cómo se iba a hacer el reparto. No hubo acuerdo en principio y después de las discusiones se alcanzó un acuerdo para efectuar el reparto entre jugadores y empleados.

Javi García, uno de los capitanes del Granada CF, informó poco antes de las nueve de la noche, dos horas y media después de que finalizar el partido, que se habían recaudado 20.400 euros y que tras repartirlo entre veintisiete componentes del vestuario, tocaron a poco más de 600. Hubo polémica en el reparto y ambas partes tuvieron que negociar. 2.000 euros se destinaron a los empleados de las oficinas y 1.300 para los jugadores del filial. Fue una noche de reuniones, polémica y discusiones, que no aclara el triste panorama actual.

Fue sólo uno de los episodios desagradables que se sucedieron, porque el otro estaba en el palco. Los hermanos Cuerva, Ignacio y Gerardo, en compañía de Javier Jiménez, los que se postulan como alternativa para gobernar la entidad, subieron al palco al finalizar el encuentro y se reunieron con la directiva en funciones para establecer la fórmula que posibilite el traspaso de poderes. No se han encontrado hasta el momento con los apoyos suficientes para presentar una candidatura y su idea es acceder al poder a través de una junta gestora, pero los actuales dirigentes se remiten a los estatutos para dar el relevo. "La situación está complicada y hay unos problemas que debemos solventar. Creo que mañana -hoy para el lector- podremos tomar una decisión", manifestó Ignacio Cuerva antes de abandonar el campo en una improvisada rueda de prensa.

El empresario se está encontrando con problemas y no está recibiendo una respuesta económica favorable desde que se anunció su intención de entrar en el club. Tampoco le convence el apoyo que se transmite desde las instituciones, lo que hace peligrar que decidan llevar adelante su proyecto. En este sentido, indicó que "no descarto nada. Hay apoyos que se echan en falta. Deben de colaborar todos porque la situación es complicada. Los problemas no están solventados". Sus declaraciones ambiguas no despejan la incertidumbre que rodea al club sobre un futuro que se presenta demasiado incierto.

Los empresarios bajaron al vestuario y mantuvieron una reunión con los jugadores. Volvieron a mostrarles esperanzas de que están dispuestos a ser la alternativa y que disponen de un proyecto para tratar de sacar adelante el club, pero que una seria de dificultades le impiden tomar el poder por el momento. Los futbolistas ya no creen en los dirigentes que se mantienen en funciones y confían en que estos empresarios traigan las soluciones lo antes posible.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios