Lógica en Old Trafford

  • La Roma no sorprende a un Manchester United a medio gas

El Manchester United venció sin mayores problemas al Roma por 1-0 en Old Trafford y selló su pase a las semifinales de la Liga de Campeones, donde se verá las caras con el FC Barcelona, único representante español en liza.

Sin ofrecer la mejor versión de su juego, el conjunto inglés hizo valer el resultado favorable del partido de ida. Las bajas de Francesco Totti y Alberto Aquilani lastraron en exceso a la escuadra romana, que pecó de falta de intención en los metros finales.

Tras este triunfo, el Manchester luchará por una plaza en la final de la Champions con el FC Barcelona, que se deshizo en su emparejamiento del Schalke 04, al que volvió a derrotar por idéntico resultado al de la ida, 1-0.

Los 'diablos rojos' no necesitaron de lo mejor de su artillería, dejando a Cristiano Ronaldo -que no jugó- y a Rooney en el banquillo, para dominar un partido que la Roma no intentó ganar. Los de sir Alex Ferguson se hicieron con la posesión del balón y apenas dejaron construir al conjunto romano.

De esta forma, el Manchester no sólo fue capaz de poner en serios aprietos a Doni, sino que por momentos impidió al rival salir de su propio campo. No obstante, no todo fue mérito local, puesto que los de Luciano Spalletti, cuando tuvieron el balón, carecieron de la intención necesaria para hacer daño a la defensa inglesa.

Conforme avanzó la primera parte el Roma ganó terreno, pero siguió careciendo de garra en los metros finales. Sin apenas merecerlo, los italianos tuvieron en sus botas la oportunidad de adelantarse en el marcador cuando Brown derribó a Mancini dentro del área, pero De Rossi mandó a las nubes la pena máxima.

El conjunto giallorosso vivió los últimos minutos de la primera parte en las inmediaciones del área del United pero, como ocurrió a lo largo del partido, sus jugadores se mostraron incapaces de crear sensación de peligro entre las filas británicas.

El descanso no cambió la tendencia con la que se enfiló el camino de los vestuarios. El Roma dispuso del balón y trató de perforar la barrera inglesa, pero la falta de mordiente recordó una vez más las destacadas ausencias de Totti y Aquilani.

Y justo cuando Spalletti decidió buscar el todo por el todo dando entrada al ex barcelonista Ludovic Giuly al terreno de juego, llegó la sentencia. El Manchester, que vivía agazapado dejando hacer a su rival, montó un letal contragolpe. Hargreaves colgó al área y Carlos Tévez cruzó de cabeza al palo largo, dejando el balón fuera del alcance de Doni y finiquitando la eliminatoria.

A pesar de que el Manchester no dio la espalda al encuentro tras el gol, los minutos finales sirvieron para materializar el regreso de uno de los jugadores emblema de la última década en el conjunto inglés: tras más de un año de lesión, el capitán Gary Neville volvió a vestirse de corto en un partido oficial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios