El Madrid recupera su mejor versión

  • Los de Zidane se muestran optimistan para el clásico, en el que se juegan buena parte de sus opciones ligueras.

Cristiano Ronaldo y Casemiro celebran la victoria ante el Gremio. Cristiano Ronaldo y Casemiro celebran la victoria ante el Gremio.

Cristiano Ronaldo y Casemiro celebran la victoria ante el Gremio. / MARTIN DOKOUPIL / efe

El Real Madrid recuperó su esencia antes del vital clásico del sábado contra el Barcelona y salió reforzado del Mundial de Clubes tanto futbolística como anímicamente, aunque todavía pendiente de mejorar sensiblemente su vínculo con el gol.

El conjunto de Zinedine Zidane completó un año mágico, el mejor de la historia del club, con las conquistas de la Liga, la Champions, las Supercopas de Europa y de España y el trofeo del sábado. Cinco títulos antes de cerrar el 2017 con el partido ante el Barcelona, en el que se jugará su supervivencia en el torneo de la regularidad.

El Mundial de Clubes no es el título más importante y casi se daba por descontado el triunfo del Madrid antes de disputarse. Pero sí le sirvió para demostrar que recuperó algunas de las constantes vitales que tantos réditos le dieron la pasada temporada.

Después de un inicio de campaña poco satisfactorio tanto en juego como en resultados, la paciencia de Zidane parece encontrar frutos y algunas de sus piezas más importantes -Luka Modric, Toni Kroos o Cristiano Ronaldo- comienzan a parecerse a sí mismos.

Mientras, el juego del equipo está mejorando, los laterales son profundos y la circulación de balón vuelve a ser más productiva. Así lo sufrió el Sevilla en la anterior jornada de Liga, con cinco goles a favor de los blancos, y en los últimos días sus rivales del Mundial de Clubes.

Además, su enfermería se vació y Zidane tiene disponible, por primera vez en toda la temporada, a todo su plantel a disposición. Incluido Gareth Bale, quien ofreció minutos importantes en el torneo mundial y que sin duda animará el debate durante toda la semana sobre si tiene que ser titular en el clásico.

La única cuenta pendiente que tienen los blancos es su nivel de efectividad, que sigue siendo pobre. En la semifinal ante Al Jazira y la final con el Gremio creó muchísimas oportunidades de gol, pero ganó sendos encuentros por un margen mínimo en el marcador. No plasmó su evidente superioridad con una renta más abultada y acabó ambos duelos defendiéndose con el balón.

Un equipo como el Barcelona sin duda exigirá a los blancos un nivel importante de efectividad, aunque los de Zidane se ven en estos momentos con argumentos suficientes como para ganar un duelo trascendental para sus intereses y el devenir de la temporada.

"Mejor llegar de esta manera. Lo que tenemos que hacer ahora es disfrutar de este título. Iremos a Madrid, descansaremos y pensaremos en el Barcelona", señaló Zidane tras conquistar el Mundial de Clubes.

También es optimista su presidente, Florentino Pérez: "Veo una gran moral en los jugadores, nos ha venido muy bien este trofeo de cara al partido del sábado".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios