El Mallorca no cede pese a jugar con diez

El Mallorca salvó un punto en el Ono Estadi frente al Athletic de Bilbao tras jugar 68 minutos en inferioridad numérica por la expulsión del portugués José Carlos de Araujo Nunes en la primera parte. La capital balear se le sigue dando bien al conjunto rojiblanco, ya que no pierde desde hace cinco temporadas.

A partir del minuto 15, el Mallorca se sacudió el dominio visitante y suyo fue el partido hasta la expulsión del portugués (32'). Fernando Varela estrelló un cabezazo en el palo (20') y Guillerno Pereyra estuvo a punto de marcar (26'), aunque lo impidió Etxeberría.

La expulsión de Nunes cambió totalmente las coordenadas del encuentro. El defensa luso, al parecer, insultó al árbitro o a su ayudante, circunstancia que se saldó con la tarjeta roja directa ante las protestas de los jugadores, del banquillo y de las gradas. Era la octava expulsión de un jugador del Mallorca en dieciséis jornadas de Liga, todo un récord negativo que reavivó los fantasmas de una supuesta persecución arbitral a los 'rojillos'. Esa impresión cobró más fuerza cuando Amorebieta sujetó en el área a Daniel Güiza (49'), jugada que el colegiado pasó por alto.

Justo cuando Pérez Rubinos señalaba el final de la primera parte, se enzarzaron en un amago de pelea Guillermo Pereyra y Güiza, un detalle que no pasó desapercibido para los aficionados. El internacional español sería sustituido en la segunda parte (58').

El Athletic, con Del Horno y Susaeta en el campo, no aprovechó su superioridad numérica en el segundo periodo y pasó por muchos apuros. Al conjunto de Joaquín Caparrós le faltó tener fe en sus posibilidades y nunca se creyó que jugaba con uno más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios