El Mallorca sigue invicto

  • El Valencia no sale de su temprana crisis

El Mallorca se mantiene invicto y en los puestos altos tras vencer al Valencia con goles de Víctor Casadesús y Arizmendi. El equipo que dirige Joaquín Caparrós sigue instalado en una nube tras conquistar 11 de los 15 puntos posibles.

El Valencia, que no termina de arrancar esta temporada, pagó caro sus errores y la falta de acierto arriba, ya que dispuso de ocasiones e incluso estrelló un balón en el travesaño con 1-0.

El conjunto che se encontró con un Mallorca muy sólido atrás, pese a que afrontó el partido con una defensa inédita, con la pareja brasileña de centrales Geromel-Conceiçao, tras la baja de Nunes.

El equipo balear tuvo el comienzo soñado con el gol de Víctor Casadesús y un final agónico, superado por un conjunto valencianista que acabó la primera parte en plan dominador y mereciendo con creces como mínimo el empate.

El Mallorca se desdibujó, perdió su personalidad tras la baja por lesión de su cerebro Javi Márquez, lesionado en el minuto 20, y fue incapaz de frenar a su rival, que tuvo el empate con un cabezazo del paraguayo Nelson Valdez que repelió el larguero.

No fue la única ocasión del equipo de Mauricio Pellegrino. Soldado ya había estrellado antes un remate a bocajarro en el cuerpo del guardameta Aouate.

El Valencia encontró un filón por la banda izquierda, donde Jonathan Viera y Cissokho percutían una y otra vez, superando a Ximo, desbordado totalmente. Pina y el brasileño Joao Víctor, sustituto de Javi Márquez, perdían la batalla en la zona ancha y, de hecho, el Mallorca se vio obligado a retroceder hasta su área empujado por el dominio aplastante de su rival.

La segunda parte comenzó con un cabezazo de Nsue tras un centro de Víctor, la primera llegada con peligro del Mallorca tras el gol. Fue el punto de inflexión para el equipo balear. Arizmendi, que acababa de entrar en el sitio de Hemed, marcó el 2-0 en el primer balón que tocaba. El delantero, una petición expresa de Joaquín Caparrós, que no había jugado hasta ahora por una lesión, disipó todas las dudas con una jugada y una definición magistrales. El utrerano respiró tranquilo y dejó mudos a quienes pensaban que cometía un error de bulto al prescindir a esas alturas del partido de Hemed, el máximo realizador mallorquinista con sus cuatro goles.

El Valencia, ya a la desesperada, se lanzó a un ataque frenético . Una de las mejores ocasiones che se produjo tras una polémica decisión de Álvarez Izquierdo, que consideró cesión a Aouate una intervención de Geromel.

El Valencia lo intentó todo para, al menos, reducir las distancias en el marcador, pero se encontró con un Mallorca muy firme atrás y con la dosis de suerte necesaria para mantener incólume su portería y hacerse con los puntos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios