olimpismo juegos de pyeongchang 2018

Mayer continúa su idilio

  • El austríaco sorprende a los favoritos y se lleva el oro en el supergigante

Matthias Mayer pasa una puerta durante el desarrollo de la prueba de supergigante. Matthias Mayer pasa una puerta durante el desarrollo de la prueba de supergigante.

Matthias Mayer pasa una puerta durante el desarrollo de la prueba de supergigante. / guillaume horcajuelo / efe

Matthias Mayer parece ser un esquiador destinado a las grandes citas: sin ser una megaestrella a lo largo de la temporada, el austríaco se impuso en el supergigante y sumó así su segunda medalla de oro en esquí alpino en unos Juegos Olímpicos.

Mayer no partía entre los máximos favoritos, pero sorprendió al imponerse en el supergigante desarrollado en el Jeongseon Alpine Centre de Pyeongchang. Nada que no haya sucedido antes: ya lo había hecho hace cuatro años en Sochi, cuando surgió sin hacer ruido y se quedó con el descenso.

"Fue una carrera increíble. Ahora tengo mi segunda medalla de oro. Es muy especial", remarcó el esquiador de 27 años cuando se garantizó el triunfo. "Corrí justo como lo practiqué en los entrenamientos. En el salto final, pensé para mis adentros que esto podría significar el oro", reconoció.

Tras haberse dado un duro golpe contra un asistente el martes en el slalom de la combinada alpina y haber tenido un frustrante noveno puesto en el descenso del viernes, el austríaco partía desde el lugar 15 con muy pocos focos sobre su cabeza. Por antecedentes, varios candidatos aparecían con mayores posibilidades de victoria.

Sin embargo, Mayer registró el tiempo más rápido del día, con 1.24,44 minutos, para dejar atrás por 13 centésimas al suizo Beat Feuz, medalla de bronce en el descenso. "Puedo decir con la conciencia tranquila que di el máximo. Felicidades a Austria, merece esta medalla de oro", afirmó Feuz.

El tercer lugar del podio fue para el noruego Kjetil Jansrud, segundo en la competencia del jueves y ganador en Sochi, que llegó a 18 centésimas. El también noruego Aksel Lund Svindal, campeón del descenso, terminó quinto.

Con su triunfo, Mayer emuló a una gloria del esquí austríaco como Hermann Maier, campeón del supergigante en Sapporo 1998 y último esquiador no nacido en Noruega en subirse a lo más alto del podio olímpico en la disciplina.

El rendimiento del austríaco en la máxima competición es realmente llamativo, teniendo en cuenta que no figura entre los máximos protagonistas en la Copa del Mundo y ni en Mundiales.

Desde que debutó en 2010, Mayer sólo sumó cuatro victorias en la Copa del Mundo, con dos triunfos en descenso y otros dos en supergigante. Dos de esos éxitos fueron en un mismo fin de semana, en febrero de 2015 en Saalbach.

Sin triunfos en la temporada 17-18, el campeón olímpico tampoco puede presumir de una gran temporada. Octavo en la general con 502 puntos, a 792 de su compatriota Marcel Hirscher, por el momento marcha sexto en el supergigante y séptimo en el descenso, resultados modestos para un doble medallista de oro olímpico en las dos disciplinas de velocidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios