Murray ya es un héroe

Andy Murray jugó un partido sin fisuras, sin ceder ni una sola vez su saque, y se impuso a Milos Raonic por 6-4, 7-6 (3) y 7-6 (2) para ganar su segundo título de Wimbledon, su tercer major.

Murray se reencontró con la victoria en casa, alejando así la posibilidad de convertirse en el primer jugador en la era Open en caer derrotado en los tres primeros Grand Slams de la temporada. Raonic, que luchaba por convertirse en el primer canadiense en ganar un grande, logró un saque a 236,5 kilómetros por hora, récord de la presente edición y segundo más rápido de la historia del torneo, pero sólo logró ocho aces.

Triunfador en Queen's hace un mes frente al mismo rival, Murray enlazó su duodécima victoria consecutiva sobre hierba y se llevó un cheque por valor de 2,3 millones de euros. Raonic buscó la red casi siempre, 54 veces, pero ganó sólo 21 puntos, y luego, en los intercambios, amenazó todo lo que pudo con su revés cortado. Pero Murray estuvo impecable en su defensa, restando casi siempre a los pies, certero en los tiros a media pista para pasar al norteamericano.

Mientras el británico mantenía su saque con cierta tranquilidad -sólo concedió dos posibilidades de rotura-, Raonic sufría demasiado con el suyo. En el primer parcial cedió tres puntos de break y lo perdió en el séptimo juego, única vez que lo cedería en todo el partido. En el segundo concedió cuatro, salvando tres de ellos en el noveno y forzando el desempate, su gran oportunidad.

Murray sólo sufrió en el quinto juego del tercer set, cuando después de dos horas y 12 minutos Raonic logró al fin dos puntos de rotura. Carlos Moyá y Ricardo Piatti, dos de sus tres técnicos, se pusieron por primera vez en pie, mientras el tercero, John McEnroe, contenía su euforia en los micrófonos de ESPN.

El paralelo de revés de Murray también fue clave, pues cuando Raonic intentó amenazar en la red, el británico estuvo certero con ese golpe, y abortó esas dos ocasiones del quinto juego. En ese aspecto, el de Dunblane estuvo magistral, con sólo 12 errores no forzados, por 29 de su rival. Con su victoria, el escocés mantiene el segundo puesto del ránking ATP.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios