Música de trompetas para el ídolo

  • El 'taritaritari' resuena desde la grada y lo acompaña al cante el portero visitante

Si Tariq se llamara Bergantiños, el ingenio popular lo tendría más fastidiado para sacarle una 'letrilla' y así resaltar de forma simple y directa el cariño que se le profesa desde la grada. Pero se llama Tariq, y lo mismo que se tenía fácil con Amoako -aquel ghanés que añadió exotismo a la plantilla granadinista al final del siglo pasado-, al que sólo había que gritarle 'amos Paco' para insuflarle aliento, con el ariete nacido en los Emiratos basta con tirar de onomatopeya 'trompetística' para conseguir que, por muy duro que sea el tío, se le ponga el vello de punta. Porque ayer se le erizaron los pelos seguro. El 'taritaritari' es ya un grito de guerra oficial, asentado y extendido por el graderío. Todos los goles del año pasado, la entrega y profesionalidad y el montón de cosas que ha dado este futbolista al equipo, lo justifican. Pero, claro, el que manda es Fabri.

"¿Y por qué no juega Tariq?", le inquiría la aficionada de nuevo cuño Natalí Moreno a su novio cuando el estadio entero comenzó a corear el nombre del ídolo "Pues porque Fabri juega con un sólo delantero y ha elegido al otro", le respondió Salva, el maromo, mientras hacía acopio de pipas, sentados ambos en la 'solana' que ayer fue el sector B. "Pues yo creo que pueden jugar los dos juntos perfectamente", intervino su vecino de asiento, sumándose a la tertulia. "No, sí está bien que juegue con uno, pero tiene que ser Tariq", apostilló Salva, mostrando a las claras sus preferencias. Segundos después -cosas del fútbol y de las leyes de Murphy y todo eso- Geijo anotaba su primer gol de la temporada. Y lo único que pudo decir el chico de las pipas fue que eso lo metía hasta Carmencita, su madre.

Filias y fobias aparte -que para los gustos, los colores-, lo que está claro es que Fabri ha escogido, tanto sistema preferido -un sólo ariete- como futbolista titular y suplente. El caso es que tendrá que seguir peleando una oportunidad. La temporada pasada él fue el elegido y Berrocal el sufridor. Así que no tiene derecho a quejarse. Al menos tiene de su lado a toda una afición.

También resulta un ídolo Nyom -bautizado como 'Naomi' por la despistada aficionada que había preguntado por Tariq-. La precisión de su disparo en el 1-0 sólo tiene una explicación, tras comprobar la chillona indumentaria del portero. El bus de la Ponferradina debió pinchar, el arquero debió bajarse a ayudar y, por deber, debió olvidar desprenderse del chaleco obligatorio. Así, 'Naomi' lo tuvo mucho más fácil. Aunque no tanto como para que ése también lo hubiera podido marcar Carmencita.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios