Nadal espera su mejor regalo

La organización de Roland Garros homenajeó ayer a Rafael Nadal con una tarta gigante y champán por su cumpleaños número 26, en una jornada en la que sus máximos rivales estuvieron cerca de obsequiarle su mejor regalo.

En una tarde destemplada en París, el tenista balear festejaba la efeméride en el bar de prensa de la cancha Philippe Chatrier con una cheese cake adornada con una raqueta gigante y pelotitas de tenis. A pocos metros, Djokovic y Federer, sufrían en sus duelos de octavos de final. "Sorry guys", dijo el seis veces campeón del Abierto de Francia tras llegar con una hora de retraso. Los periodistas intentaron cantarle el feliz cumpleaños, pero el español, con una sonrisa, puso un freno de inmediato. "No me cantéis, por favor", dijo mientras cortaba la tarta, sobre la que se leía "Joyeux anniversaire Rafael" ("Feliz cumpleaños Rafael)". "Me gusta celebrar mi cumpleaños aquí. Sólo una vez no lo he hecho en los últimos años", dijo el manacorí recordando su derrota de 2009 ante el sueco Robin Soderling.

Nadal agradeció los homenajes. Pero para él, lo importante pasa por otro lado. Hace unos días, tras su triunfo sobre el uzbeco Denis Istomin en la segunda ronda, le preguntaron cómo planeaba festejar su cumpleaños. Y el mallorquín, capaz de recordar todo tipo de detalles tenísticos, no supo responder esa pregunta. "¿Cuándo es mi cumpleaños?", respondió entonces el español, desatando la risa generalizada. "No, no, no, en serio, no sé el día", insistió con seriedad. "Espero celebrar el cumpleaños en París y no en Mallorca", dijo finalmente. Ese fue su mayor deseo, y lo cumplió.

Sin embargo, en la jornada del sábado, tras su victoria ante Eduardo Schwank, aseguró que "no ha llegado todavía el momento de celebrar nada". Para eso, tal vez, haya que esperar al 10 de junio, el día de la final.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios