Tenis

Nadal no jugará Wimbledon

  • El tenista español renuncia al torneo inglés por sus problemas de rodilla, lo que pone en bandeja a Federer recuperar el número uno.

Comentarios 9

La baja del español Rafael Nadal en el torneo de Wimbledon, anunciada por el propio jugador en la exhibición de Hurlingham Club, abre las puertas al suizo Roger Federer para recuperar el puesto de número uno del mundo. Nadal perdería el número uno si Federer gana el torneo, pero cedería, incluso, el segundo puesto a Andy Murray si es el británico quien perdiera la final ante Federer. Si, por el contrario, Murray ganara esa hipotética final a Federer, Nadal conservaría el número uno y sería el suizo quien retrocediera al tercer puesto.

Las alarmas se dispararon tras ceder Rafael Nadal en los octavos de final de Roland Garros ante el sueco Robin Soderling, su primera derrota en París en cinco años de participación, donde había logrado cuatro títulos. Allí comenzó una espiral de sinsabores para el jugador de Manacor. Nadal pareció asumir aquella derrota ante Soderling como algo previsible, "algún día tenía que llegar", dijo, pero los rumores de que estaba lesionado en sus rodillas surgieron cuando unos días después el español comunicó que se borraba del torneo de Queen's, antesala de Wimbledon y que también conquistó el año pasado.

"Llevo jugando con dolor en mis rodillas varios meses y personalmente no puedo seguir así. El dolor me limitaba físicamente ciertos movimientos lo cual hacía que tampoco me encontrara bien mentalmente", dijo entonces Nadal, que luego se sometió a una serie de revisiones médicas con el doctor Ángel Ruiz Cotorro. El doctor confirmó la lesión y señaló que, tras las pruebas realizadas (RNM, ecografía y gammagrafía osea) Nadal presentaba una "Tendinitis de Inserción" de ambos tendones cuadricipitales con ligero edema óseo en ambos polos superiores de rotula." "Será sometido a tratamiento intensivo a base de antiinflamatorios orales, mesoterapia local, más fisioterapia (magnetoterapia, termoterapia), así como potenciación muscular progresiva de ambos cuádriceps", dijo Cotorro.

Pese a todo Nadal confirmó el 9 de junio que viajaría a Londres siete días después. "Tras las pruebas realizadas ayer lunes y hoy martes, y con el tratamiento adecuado requerido por los médicos, hemos decidido que viajaré a Londres el próximo martes día 16 de junio", señaló entonces Nadal. "Voy a dar el 200 por cien para poder estar al 100 por cien en la cita más importante del tenis mundial y el torneo que más ilusión me hizo siempre. No saldré a ninguna pista y mucho menos la central de Wimbledon a ver qué pasa. Si salgo sé que estaré al cien por cien. Me quedan por delante dos semanas muy duras de recuperación donde tendré que trabajar, no en lo que más me gusta que es el tenis, sino en la recuperación a base de fisioterapia y trabajo de recuperación muscular específico de la zona", añadió el jugador.

Nadal después, decidió probarse participando de nuevo en el torneo de exhibición que se disputa en el Club Hurlingham de Londres, tres días antes del comienzo de Wimbledon. "He sido amablemente invitado a jugar esta tradicional exhibición en Hurlingham este viernes. Sería una buena prueba para mi jugar allí para ver la evolución de mi rodilla y además serviría de entrenamiento para Wimbledon", dijo Nadal. "Si veo que la recuperación va bien, me encantaría jugar allí una vez más. Ojalá sea así", comentó el jugador, que deseaba forzar al máximo su puesta a punto, pero sobre todo comprobar como estaban sus rodillas en plena competición.

Nadal jugó el primer partido de esta exhibición contra el australiano Lleyton Hewitt, y perdió por 6-4 y 6-3. Pero lo peor no fue la derrota, si no que dio muestras de no estar aún recuperado de su lesión. Rafa no quiso hacer declaraciones pero su tío y entrenador, Toni Nadal, admitió lo que ya se temía. "Rafa está teniendo dificultades al doblar las rodillas y (parece que) los tratamientos que ha recibido no son suficientes". Y preguntado si el número uno del tenis mundial podrá defender el título de Wimbledon logrado el pasado año, el entrenador respondió: "No lo sé. Tenemos que esperar hasta mañana".

Con la baja para Wimbledon, confirmada por el propio jugador tras disputar el segundo partido, el suizo Roger Federer tiene, en teoría, mucho más fácil la victoria en Wimbledon, donde de ganar su sexta corona, recuperaría el puesto de número uno del mundo, y además rompería el récord que comparte con el estadounidense Pete Sampras de 14 Grand Slams, igualado hace dos semanas al ganar por primera vez Roland Garros. Federer necesita ganar el título en Wimbledon para ser número uno, y Nadal volvería entonces a ser segundo del mundo, de nuevo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios