Orellana da un paso al frente

  • El chileno lidera el ataque de conjunto rojiblanco y anota el tanto que iguala la eliminatoria · El centrocampista asturiano del Celta pasa de ser el ídolo por su tanto en Vigo a fallar el penalti decisivo

Cuando el pasado miércoles la afición del Celta esperaba a sus jugadores al término del partido de ida, de todos los cánticos de la afición viguesa, uno destacaba por encima de todos. No era otro que "Michu quédate, Michu quédate". El centrocampista asturiano fue el artífice del triunfo del Celta en Balaídos pero, cosas del fútbol, ayer fue el 'culpable' de que su equipo no pasara de ronda. Su penalti, fallado en el momento clave de la tanda, hizo que el Granada recobrara ánimos en la muerte súbita.

Michu era, junto a Orellana, dos de los futbolistas que, a priori, debían marcar diferencias en la eliminatoria y a fe que lo hicieron. El primero, siendo el protagonista negativo para su equipo, que no para el rival, y el segundo por aparecer en los momentos decisivos y por hacer el tanto que a la postre permitió llegar a la prórroga y finalmente a los penaltis.

Si una preocupación había en el cuerpo técnico rojiblanco en el choque de ayer, ésta no era otra que la participación más continuada del chileno en el juego de ataque del histórico. Su calidad está fuera de toda duda, pero el menudo media punta necesitaba recobrar la confianza que en las últimas citas había perdido, y ayer dio un gran pase para ello.

Por su parte, tras anotar el tanto del cuadro de Paco Herrera en Balaídos, el veterano técnico vigués optó por alinear a Michu por detrás de Iago Aspas con el objetivo de asociarse con el '11' céltico. Y lo logró en parte, sobre todo en el primer acto. Era la referencia de los visitantes a la hora de sacar el cuero desde atrás y aunque en ningún momento arriesgó, casi siempre era con toques en corto asociándose con un compañero.

Todo lo contrario que Orellana, que de manera muy distinta, fue ese enganche que todo equipo necesita, con desborde, calidad y pisando el área, circunstancia que en las últimas citas apenas había ocurrido. Cristian Bustos comenzó vigilándolo pero su movilidad hacía que el tridente de centrales que dispuso Herrera tuvieran más trabajo del que esperaban. Ya en el minuto 11 lo intentó pero fue un minuto más tarde cuando a punto estuvo de inaugurar el marcador tras un disparo con la izquierda que se estrelló en la cruceta de la portería defendida por Yoel. Era la primera oportunidad de las muchas que tendría su equipo a lo largo de los 120 minutos.

A partir de ahí, el Granada fue el dominador del choque y con ello, la presencia en el partido de Michu bajó en consonancia con el juego de su equipo. Tan sólo se le vio asistiendo a Dani Abalo tras recuperar un balón que terminó con un disparo del extremo diestro vigués que Roberto despejó a córner.

En el segundo acto, Orellana se movió bien entre líneas, participando más en el juego desde su posición que Michu, que se fue apagando conforme pasaban los minutos también condicionado por la entrada en el terreno de juego de Trashorras, que se echó a su equipo a la espalda, siendo la principal preocupación de la zaga y el centro del campo rojiblanco.

Conforme fueron pasando los minutos, el cansancio fue haciendo mella en ambos jugadores aunque la falta de frescura la acusó más el jugador céltico que Orellana, que tuvo en sus botas en el 88' el pase de ronda pero su disparo se estrelló en el palo de Yoel.

Ya en la prórroga, una jugada suya que terminó con un centro de Carlos Calvo supuso el segundo penalti que falló Benítez. El chileno quería demostrar que los partidos importantes es donde se ven a los grandes jugadores y se convirtió en el líder del ataque rojiblanco tras la salida de Ighalo del terreno de juego. Pero las fuerzas estaban justas y en la última acción del partido se le subió el gemelo de su pierna derecha, aunque ello no fue óbice para que anotara el primer penalti de una tanda que pasará a la historia rojiblanca y que no se le olvidará a Michu ni a la afición del Celta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios