Oximesa, 'Cebé', y ahora Fundación

Oximesa, 'Cebé', y ahora Fundación Oximesa, 'Cebé', y ahora Fundación

Oximesa, 'Cebé', y ahora Fundación

La historia del baloncesto del Granada siempre parece que empieza con el mítico Oximesa, pero no es así. La ciudad siempre tuvo representantes a medio camino entre la segunda y la tercera categoría, pero no alcanzó la élite hasta que el equipo comandado en los despachos por José Antonio Muradolo consiguió. Previamente, conjuntos como el Aguas de Lanjarón y el Universidad de Granada llegaron a la Primera B (equivalente a la actual LEB Oro) como techo.

Se puede decir que los grandes ascensos en la historia del basket provincial han sido cinco contando con el de ayer. Empezando por el Oximesa. En apenas cuatro años desde su fundación en 1979 se plantó en la Primera B, donde estuvo de 1983 a 1986. En la última de ellas dio el salto a la ACB. Era la primera vez en la historia del baloncesto local que un equipo disputaba la máxima categoría española. Aquel primer ascenso se produjo a domicilio, para más morbo en Málaga. Los granadinos, que jugaban por entonces en Albolote (todavía llamado Pabellón Murado) jugaron una eliminatoria contra el Caja de Ronda, que jugaba por evitar el descenso de la ACB. Los granadinos ganaron en casa por 88-77 y repitieron en el mítico Pabellón Ciudad Jardín por 81-91 con 35 puntos de Larry Spicer. Era el 17 de mayo de 1996. A la vuelta de Málaga, el recibimiento al equipo es de los más multitudinarios. El baloncesto pasó a ocupar el vacío dejado por el Granada CF, que empezaba su larga travesía lejos de la élite.

El Oximesa murió en 1992, con el Palacio de Deportes recién inaugurado, y justo con el descenso desde la ACB. Ya había surgido por entonces el CAB Granada, luego transformado en el CB Granada. Nació en la llamada Liga EBA, una segunda división recién creada por la FEB, y dividida por conferencias geográficas. En su segunda temporada (95-96), el equipo subió a la ACB. Compitió contra otros granadinos como Oximeca y Motril. Una larga serie de eliminatorias llevó al llamado Spar Granada a una final eight jugada en Lugo. Eliminó al Monte Huelva, al Llobregat, y en el último escalón al Pamesa Valencia (104-87). Pero el ascenso ganado no estaba autorizado por la ACB. El Ayuntamiento avaló entonces las compra de la plaza del Salamanca.

El tercer gran ascenso llegó de forma inesperada en 2001. Los problemas económicos del presidente Carlos Marsá estuvieron a punto de conducir a la desaparición en el anterior diciembre. Con una plantilla sin cobrar y algunos jugadores yéndose, José Julián Romero tomó las riendas para evitar la retirada del equipo. A duras penas, deportivamente se respondió y dos series a cinco partidos eliminaron al Inca, primero, y al Menorca en la semifinal (72-61), ante un Palacio con público sentado hasta en las escaleras de las gradas.

El cuarto y último gran salto de categoría, también a la ACB, llegó el 28 de mayo de 2004 se jugó el quinto partido de la serie entre el CB Granada y el CAI Zaragoza en un Palacio, de nuevo, hasta la bandera. Fue la última vez que la ciudad festejó un ascenso a la élite. En la actual etapa todavía debe llegar. Pero con la proeza de ayer está un poco más cerca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios