"Pasó lo que pasó y es algo de lo que hay que aprender"

  • El marchador accitano explica todo lo acontecido en torno a la Operación Grial, reconoce los errores cometidos y se reivindica como un deportista limpio

Comentarios 2

-En los Mundiales de Berlín 2009 tenía la presión de lograr una medalla y se ve obligado a abandonar, ¿qué pasó?

-En esa preparación tuve problemas en la inserción del isquio. Estuve entrenando bien, pero no con confianza, lo que me hizo no rendir lo mismo. Aquel día en la salida pensaba en pillar una medalla de refilón, mientras que en otros Campeonatos del Mundo lo que tenía en mente era que voy a ganar. Cuando se piensa en sacar una medalla te puedes quedar quinto o sexto, pero cuando vas a ganar, puede pasar que ganes y si no, segundo o tercero. No estaba al cien por cien y en carrera no entré en ningún momento. Tenía el pulso alto, no me encontré nada bien y me paré. En ese momento, mi cabeza no fue lo suficientemente fuerte para aguantar.

-Su última competición oficial, el Gran Premio Manuel Alcalde, fue en septiembre de 2009. El 24 de noviembre se desata la Operación Grial. ¿Es el día más triste de su vida?

-El más triste de vida no. Ha habido muchos días más tristes, como cuando perdí a una persona que quería mucho, que era Manuel Alcalde. Sí es verdad que profesionalmente fue algo difícil de digerir.

-¿Cómo se le pasa a uno por la cabeza adquirir sustancias prohibidas?

-El deportista siempre tiene un nivel de exigencias muy grande y a veces puede pensar muchísimas cosas. Era un momento de debilidad y se me pasaron por la cabeza cosas: hay gente que las hace, otros que no la hacen y a mí se me pasaron por la cabeza. El deporte, el entorno, la sociedad, los patrocinadores... todo es muy exigente. Se exige muchísimo y muchas veces se lleva a situaciones extremas. Al final pasó lo que pasó y son lecciones de las que aprender.

-¿Se planteó tomar sustancias prohibidas antes o después de Berlín?

-No. Yo iba a comenzar una preparación nueva y en ese momento no me planteé nada. Simplemente esas sustancias estaban ahí.

-¿Por qué pensó en adquirir las sustancias?

-Tengo un momento de debilidad, en el que no me salen las cosas… Entras en una dinámica en la que parece que siempre has de estar en lo más alto. El deportista entra en una obsesión y se dice que tiene que intentar no bajarse nunca de ahí porque es lo que realmente le gusta, pero la sociedad exige ganar. No me estoy respaldando en esto, simplemente que entras en una dinámica y crees que siempre tienes que estar ahí. Lo he dicho muchas veces y esto no es nuevo.

-¿Quién se las recomienda? -A mí no me lo recomienda nadie. Creo que uno es lo suficientemente maduro para saber lo que tiene que hacer en cada momento.

-¿Cómo recuerda ese día? ¿Ya sabía antes algo o le pilló por sorpresa la llegada de la Guardia Civil a su casa?

-Me pilló por sorpresa. No me esperaba nada.

-¿Qué estaba haciendo?

-Estaba desayunando, tomando un café con leche.

-¿Qué le preguntan en ese momento?

-Me dicen que tienen una orden de registro y que van a registrar mi casa. No le puedo poner impedimentos a una orden.

-¿Se pone nervioso? ¿Cuánto tiempo duraría el registro?

-No demasiado porque se portaron estupendamente. Duraría una media hora. Todo fue muy rápido.

-La noticia salta rápidamente a los principales medios de comunicación. ¿Dónde le pilla?

-Estoy en Granada. Yo no me voy de Guadix. Me voy a hablar con mi abogado a Granada y, evidentemente, tengo que estar allí en contacto con él.

-¿Qué hace con el móvil?, ¿qué llamadas atiende?

-Intento atender a las llamadas de mis amigos y de mi familia y, evidentemente, apago el móvil porque empiezan a salir la noticias en televisión. Sólo atiendo a mis abogados y a mi entorno cercano. No podía hablar con todos porque si no, no paro en toda la noche.

-Se empiezan a decir muchas cosas en los medios. ¿Ve algo o prefieres no ver nada?

-Es un día de shock, pero tampoco apago la tele ni el móvil. Veo un montón de noticias y digo ¡madre mía! Lo único que hago es estar con mi abogado, que me asesoró en todo momento.

-Durante esos días su entorno no da crédito a lo que pasa. ¿Le ha servido para saber quienes eran sus amigos de verdad?

-La verdad es que de mis amigos no me ha fallado ninguno. Tenía muy claro quienes eran mis amigos por niveles. En el nivel uno están los de verdad; en el dos, compañeros de selección; y en el tres, gente que estaba conmigo porque era Paquillo Fernández. De los del primer nivel no me ha fallado ninguno.

-¿Cómo se sintió al volver a Guadix? ¿Como le acogieron?

-Bien. Cuando todo se fue aclarando un poco, entre comillas, ya estaba en Guadix. La gente que me aprecia me dio ánimos. Ahora que ha pasado un tiempo, me doy cuenta de que son cosas que pasan y de que la gente que estaba conmigo lo sigue estando y la que no, pues ni antes ni ahora. No le das tantas vueltas. Yo salía a Guadix como siempre. El que le apetecía me decía mucho ánimo y le respondía que muchas gracias, como cuando ganaba medallas. Ha sido exactamente así. A mí nadie me ha faltado el respeto. Todo el mundo se ha portado bien conmigo.

-¿Cómo ha visto el respaldo de los políticos de Guadix?

-Ha sido un oasis en un desierto. Si a mí no me apoya Santiago Pérez -el alcalde-, ni Jesús Samaniego -el concejal-, evidentemente se me habrían cerrado todas las puertas. Considero que como alcalde actuó conmigo correctamente, como con una persona de su pueblo, y como persona se preocupó de mí. Como deportista que ha dado muchas alegrías a Granada y a Andalucía también se preocuparon de mí tanto Santiago como Jesús.

-¿Y el diputado de Deportes, el accitano Iván López Ariza?

-Con Diputación me dolieron muchísimas cosas. Me llamó el presidente (Antonio Martínez Caler) y me dice que si quiero dar una rueda de prensa con él y con Iván y que lo que él quiere es ayudarme porque tengo unos valores, porque estoy gestionando muy bien el Centro, por mi capacidad a la hora de trabajar... Llegamos allí, doy la rueda de prensa dando la cara delante de más de cincuenta periodistas, lo que para mí fue muy difícil. Terminamos, hablamos, me dan ánimos y me dicen: "Tú vas a seguir con nosotros porque una cosa no quita la otra. Tú como profesional has cumplido con tu trabajo al cien por cien", y a los dos días me destituyen [sonríe]. Para mí fue una encerrona, como se dice en mi pueblo, pero son decisiones que se toman y después, aún así, tampoco se preocuparon de la persona. Cuando me dijeron de hacer la rueda de prensa me llamaron por teléfono y cuando me destituyeron no me llamaron para decírmelo. No sé de quién partió la destitución, lo que sí sé es que a mi me dolió muchísimo el cómo lo hicieron. Supongo que sería por sus jefes, pero no lo sé.

-Aparecieron pintadas en tu pista de atletismo de 'Paquillo toma EPO'.

-Ponían cosas que no tenían sentido y siguen sin tenerlo. Ponían que yo traficaba. ¿Cómo me voy a sentir? Aquí se estaban haciendo juicios paralelos sin saber nada. Si las pintan, ¿qué le voy a hacer? Ahí me dije: ¿qué pasa?

-En el comunicado señaló que nunca había consumido sustancias dopantes ni había dado positivo, pero quizá lo que más preocupó a la gente fue que no dio la cara de primeras.

-Lo primero que hago es hablar con mi abogado y lo primero que me dice es que es importante sacar un comunicado porque se estaban diciendo cosas como que yo estaba en una red de dopaje. Ese comunicado no lo saco porque sí, sino porque lo que están saliendo cosas que no son reales. Quizás me faltó puntualizarlo más, pero lo hago público porque se está diciendo que Paquillo Fernández está en una red de dopaje. Yo desmiento eso.

-¿Por qué no salió a dar la cara?

-Mi caso es muy diferente al que a un positivo en otro deporte. En España no había habido ningún caso como el mío. Hago lo que me dice mi abogado, mando un comunicado y digo que no tengo nada que ver. No es que no dé la cara, sino que lo que yo pueda hablar en ese momento, y siempre con el asesoramiento de mi abogado, podía perjudicarme. Además, veo la tele y se dicen cosas que no son reales, como que Paquillo está involucrado en una red de dopaje. Empiezo a ver cosas que dan a entender que Paquillo es un camello. Así, desconecté, apagué el teléfono y no hablé hasta que pasó mucho tiempo.

-¿Llegó a conocer a Walter Virú, el médico envuelto en la trama?

-Conozco a muchísimos médicos porque he estado con ellos en conferencias. He estado con Walter y con Eufemiano Fuentes porque nos han invitado organizaciones de atletas y de deportistas. Conozco a mucha gente, pero va un trecho grande de conocer a mucha gente a tener una relación estrecha.

-¿Ha dejado de hablar con algunos medios tras todo esto porque consideró se dijeron muchas cosas que no eran ciertas?

-Hubo de todo. No hablé nada porque todo lo que pudiera hablar al final era perjudicarme. Había un juicio por medio y un montón de cosas que no se pueden hablar y lo que hice fue desconectar. Es cierto que hubo algunos medios que estaban haciendo juicios paralelos y sacaban informaciones notándose que no estaban informados. ¿Yo tenía que salir a desmentirlo todo? Me asesoraban y me dijeron que lo mejor era que pasara esto y se aclarara un poco más todo para después hablar. Lo que no podía era desmentir cada vez que se decía "Paquillo dos años de suspensión". No podía decir que todavía no era definitivo... Eran muchas cosas y preferí quedármelas dentro.

-¿Se planteó poner alguna querella por alguna información?

-He visto medios, concretamente un periódico muy importante de Granada que es bastante sensacionalista. Ese periódico se ha inventado un montón de cosas y, además, ha ido a hacer daño. No nos hemos querellado con ellos, pero estamos en ello. Lo que no voy a permitir es que los periódicos digan lo que les venga en gana e injurias contra mi persona. Y si algún periódico sigue por esa senda nos tendremos que querellar con ellos.

-¿Cómo pasa esas Navidades de 2009?

-Fueron unas Navidades difíciles, pero tuve la suerte de que estaban mis amigos y mi familia al lado. Fueron duras porque no estaba entrenando tanto y porque las cosas te pasan factura.

-Siguió entrenando y anunció que iba a volver a competir en Granollers, en febrero de 2010, ¿Por qué se echó para atrás?

Todo es cuestión de abogados. Yo podía competir donde hubiese querido porque hasta ese momento nadie había dicho que hubiese sanción. Cuando fui a Madrid y mandamos el comunicado ya lo descartamos, pero iba a competir.

-El 12 de febrero convoca a los medios de comunicación en la Diputación. ¿Fue difícil? ¿Qué recuerda de ese día?

-Yo no iba a dar ninguna rueda de prensa en ningún lado porque mi abogado me dijo que con el comunicado ya teníamos bastante. Pero como me llamó el presidente de la Diputación para dar una rueda de prensa, que era importante que lo hiciese, hago lo que me asesoran, que se supone que era bueno.

-Al día siguiente sale la sanción de dos años, que se podría reducir si colaboraba ¿Cómo se plantea su vida desde ese momento?

-Cuando me dicen que si colaboras puede haber una reducción dejo que eso lo lleve abogado. Luego, estuve todo el verano de vacaciones, que era algo que nunca había podido hacer. No había disfrutado mi piso de Aguadulce. Me pegué un verano como hacía diez años o más que no me pegaba. Me hacía falta.

- No vuelve a hablar más con los medios hasta diciembre de 2010 en El Larguero. ¿Por qué?

-Porque hay una serie de cosas que tienen un proceso. No hablo porque era perjudicarme y mi abogado me decía que lo mejor era que no lo hiciera. No puedo hablar en un proceso. Más me dolía a mí que saliesen dos años de sanción cuando había un proceso abierto. Cuando hablo en El Larguero es cuando, por fin, hay noticias fehacientes de que hay un año de sanción.

-¿Piensa en retirarse?

-Retirada... no. Más cuando veía que la prensa decía que a Paquillo ya se le había acabado la carrera deportiva. Me retiraré cuando lo crea conveniente. Nunca se me pasó por la cabeza. Tenía claro que tenía que hacer marcha otra vez y conseguir los éxitos que tenga que conseguir con los 34 años que tengo. No sé si voy a conseguir más o menos o igual. Lo que sí tenía claro es que iba a seguir haciendo marcha e iba a competir.

-¿Quién le dio más ánimos para que siguiera?

-Fueron todos los que me animaron: desde Ramón Pícaro, mi hermano… En ningún momento nadie me dijo que si no puedes… En ninguna cabeza cabía que Paquillo dejara de competir por esto. Tenía que volver y, después ya, si quiero, me retiro.

-Se escucharon comentarios de todo tipo en contra de su vuelta a la competición, desde Massana a García Bragado.

-Yo respeto a todo el mundo que diga lo que crea conveniente porque son libres, pero vuelvo a decir que lo que he ganado lo he logrado en la pista. Muchas veces otras personas quieren ganar con la boca lo que no han ganado las piernas y en eso nunca voy a entrar.

-¿Qué opina sobre los que dicen que ha delatado a Marta Domínguez en la Operación Galgo y por eso le han reducido la sanción?

-Ya hablé en su día y di las aclaraciones. Yo colaboro con mi operación. Gracias a Dios, tanto Marta como mi abogado, que es el mismo de Marta, lo saben todo y estoy tranquilo. Ésta es una de las cosas que también se han dicho sin ninguna prueba y que hacen daño. Pero es algo que pasó y ya no me preocupa. Son casualidades de la vida que yo saliera en El Larguero y al siguiente día pasara lo de Marta.

-Nunca ha dado positivo en un control de dopaje, pero hay gente que duda de sus medallas.

-La gente está en su derecho de dudar y pensar lo que quiera. Lo que puedo decir es que soy subcampeón olímpico, tres veces subcampeón del Mundo, campeón de Europa dos veces y unos cuantos títulos más y todo lo he hecho limpio.

-¿Qué cree que se pensará si vuelve a ganar?

-Yo no estoy en la cabeza de nadie. Lo único que puedo decir es que compito para ganar. Intento hacerlo lo mejor posible y si alguien no se cree mis éxitos yo no voy a intentar convencerle. Hago mi trabajo y lo intento hacer lo mejor posible.

-¿Cómo ha visto la figura del presidente de la Federación de Atletismo, José María Odriozola, en todo este asunto?

-Su actitud la vi correcta. Habló con mi abogado y ha aplicado la normativa que hay en estos casos.

-¿Cómo vivió el año pasado el Europeo de Barcelona, en el que no pudo competir?

-Vi la competición porque competía Robert Heffernan, que es un atleta al que ayudo en su preparación, aunque no soy entrenador. Cuando quedó cuarto en 20 y cuarto en 50 me sentí como si hubiese estado yo compitiendo.

-¿Qué mensaje le gustaría transmitir a los que consideran hay que darle otra oportunidad a Paquillo Fernández?

-Los que han estado siempre a mi lado lo siguen estando. A los demás, a los que quizá piensan otra cosa de mí, que están en su derecho de pensar lo que quieran, pero que Paquillo Fernández todo lo que ha conseguido ha sido con mucho trabajo, con mucho sacrificio y dejando muchas cosas de lado para dedicarme a esto e intentar llevar el nombre de Guadix, Granada y Andalucía por todo el mundo. Esto para mí ha sido una satisfacción enorme y ser accitano como soy y conseguir éxitos, es lo máximo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios