Deportes

Pendientes de Diego Costa

  • El Atlético llega a Londres con el hispano-brasileño, pero sin la certeza de si éste podrá participar

  • El Arsenal quiere despedir a Wenger con un título

Giménez dialoga con Diego Costa y Godín en el entrenamiento de ayer en el Emirates. Giménez dialoga con Diego Costa y Godín en el entrenamiento de ayer en el Emirates.

Giménez dialoga con Diego Costa y Godín en el entrenamiento de ayer en el Emirates. / josé coelho / efe

El Atlético de Madrid se ve hoy las caras con el Arsenal en la primera manga de las semifinales de la Liga Europa. En Londres, la gran incertidumbre es si Diego Costa podrá estar en el primer asalto. El hispano-brasileño, que fue baja en los últimos tres choques por una lesión en el isquiotibial de la pierna izquierda, todavía no cuenta con el alta, aunque apura sus opciones de estar en el Emirates.

"Pienso que tiene pocas opciones de jugar el jueves", dijo el sábado Diego Pablo Simeone, pero finalmente Costa ha viajando a Inglaterra. Pese a ello, su presencia en la convocatoria final, de 18 jugadores, aún es una incógnita.

Con el título de Liga ya inaccesible desde hace semanas, las pretensiones del Atlético se concentran de lleno en la segunda competición continental. Su condición de favorito, que le acompaña prácticamente desde que desembocó en las eliminatorias, se ha matizado en el último mes y medio. Y es que los madrileños han visto torcido a domicilio su consistente 2018.

Las derrotas en Villarreal, Lisboa y San Sebastián han puesto en jaque a los colchoneros, que hasta marzo sólo habían encajado tres en todo el curso. Especialmente dolorosa fue la de Anoeta (3-0), donde la Real vapuleó al equipo del Cholo en las dos mitades poniendo de manifiesto cuánto le está costando al equipo rojiblanco competir lejos del Metropolitano en tiempos recientes.

Bien es cierto que, en los últimos años, la capacidad de competir del Atlético ha sido siempre independiente a su estado de forma. Y también lo es que tiene a individualidades determinantes en las áreas: Jan Oblak y Antoine Griezmann. El guardameta esloveno cuenta 27 porterías a cero en los 43 partidos que ha disputado este año y el ariete francés es protagonista de una racha goleadora temible, con 18 tantos en sus últimas 20 apariciones.

Mientras espera a noticias de Diego Costa, Simeone ha probado con Kevin Gameiro al lado de Griezmann. Además, podría alinear un centro del campo distinto al habitual, con Ángel Correa en un ala y Saúl en el centro, como pivote, en lugar de Gabi.

Enfrente, el Arsenal se aferra a un Emirates Stadium que se vestirá de gala para celebrar el que será el último partido europeo de Arsene Wenger en casa. Todavía sorprendidos por la noticia de la marcha del veterano técnico galo, que dirige al equipo desde el año 1996, los gunners lo apuestan todo a la Liga Europa, pues saben que la única opción de brindarle a Wenger una despedida grande pasa por estar en la final de Lyon.

En 22 cursos al norte de Londres, el francés sólo llegó a dos finales europeas: la primera, en 2000, en la antigua Copa de la UEFA, ante el Galatasaray; la segunda, en 2006, cuando le peleó la Champions al Barcelona. Y en ambas terminó derrotado. Ahora, 12 años después de aquella final de París, el Arsenal vuelve a soñar con un título continental.

Vista en Londres a comienzos de temporada como una mera distracción, la Liga Europa se ha convertido en objetivo primordial. No sólo significaría un título, sino también el billete a la próxima Liga de Campeones.

Tras superar sin aprietos la fase de grupos y deshacerse de Östersund, Milán y CSKA, el Arsenal se encuentra ahora ante un Atlético que siempre se muestra peligrosísimo en formato de las eliminatorias. Wenger no podrá contar ni con Aubameyang, que no está habilitado, ni con los lesionados Mkhitaryan y Elneny. Sí estarán disponibles Özil, Wilshere, Cech y Kolasinac, recuperados de sus dolencias. La gran duda está bajo palos, donde Ospina y Cech alternan el puesto regularmente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios