Liga Santander

Piqué o cómo vivir en la polémica

  • El central del Barça reafirma su desprecio al Espanyol molesto por los insultos hacia él y su familia

Piqué hace un gesto tras marcar el gol del empate en el derbi (1-1). Piqué hace un gesto tras marcar el gol del empate en el derbi (1-1).

Piqué hace un gesto tras marcar el gol del empate en el derbi (1-1). / alejandro garcía / efe

Comentarios 1

El central Gerard Piqué vuelve a ser el hombre del día en el fútbol español, que hoy asiste a un intenso debate: ¿Es héroe por defender hasta las últimas consecuencias el honor de su familia o villano por fomentar escenas de violencia?

El Barcelona salvó el domingo su condición de invicto en la Liga al empatar 1-1 en el campo del Espanyol gracias precisamente a un gol de Piqué a ocho minutos del final. Pero desde entonces nadie habla de eso, sino de sus gestos y sus palabras. En el foco un día más.

El defensa azulgrana celebró el gol mandando callar a la grada y luego las fotografías mostraron un posible gesto obsceno con las manos, aunque el jugador lo negó. No contento con ello, después se puso ante los micrófonos como prometió a la prensa la pasada semana durante su acto de renovación con el Barcelona: "El domingo os daré titulares". Y vaya si lo hizo.

Piqué se refirió en los últimos días a su rival como "el Espanyol de Cornellà", la localidad donde tiene su estadio el equipo blanquiazul, en lugar de aludir al "Espanyol de Barcelona", como reza en su escudo. Tal circunstancia fue denunciada por el Espanyol al entender que hubo menosprecio y provocó la apertura de una una investigación hacia Piqué.

"Decir que es de Cornellà no es una falta de respeto, es una obviedad. El Espanyol está cada vez más desarraigado de Barcelona y tiene un presidente chino. Se quejan de que diga esto y no investigan los insultos a mi familia. Mandar callar era lo mínimo que podía hacer. Lo hice por mi familia", dijo al finalizar el derbi barcelonés.

Hace tiempo que en el campo del Espanyol se insulta a su mujer, la cantante colombiana Shakira, y a uno de sus hijos, Milan, citando explícitamente sus nombres. Es lo que no soporta Piqué. "El episodio sirve para denunciar de una vez los repugnantes insultos que se producen a diario, no sólo en Cornellà sino en todos los campos, incluido el Camp Nou, una terrible plaga que el gesto de Piqué pone en evidencia y obliga a reflexionar cómo extinguirla lo antes posible", opinó hoy el diario Sport.

Y según Mundo Deportivo, "que un sector de la grada cite al hijo o señale de forma insultante a la mujer del jugador es absolutamente intolerable, no debe ser más importante la reacción que la acción". Pero también hay quienes opinan que las acciones de Piqué tienen una causa-efecto. Por ejemplo, al técnico del Espanyol, Quique Sánchez Flores, no le gustaron nada sus palabras ni su celebración: "Un jugador no puede silenciar a una afición y menos a la nuestra, la afición del Espanyol está muy por encima".

Tampoco la actitud de Piqué agrada a todos los profesionales, a juzgar por reproches que recibió por parte de los jugadores del Espanyol en el propio campo. Uno de ellos, Gerard Moreno, ídolo de su hinchada, le dio una fea patada durante el encuentro que le provocó una lesión de rodilla. Muy contundente se mostró el medio Esteban Granero, ex del Real Madrid: "Cuando quieres que te respeten, empieza primero por respetar tú".

El diario Marca habló de "Bad Boys" en el Barcelona dentro de una lista en la que también aparecía su compañero Luis Suárez junto a otros jugadores históricos del club azulgrana como Hristo Stoichkov o Daniel Alves. Por su parte, As entendió que "algún día debería pensar por qué todo le pasa a él, y no a otros, a no ser que esto consista en que le guste que todo le pase a él y lo disfrute".

Lo que está claro es que de momento Piqué no pretende parar. Al menos, esta temporada ya no habrá más partidos entre Barcelona y Espanyol, aunque el fútbol se pregunta: ¿Cuál será la próxima polémica de Piqué?

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios