Polonia y Ucrania, entre la innovación y la minería

  • Los países que acogerán la Eurocopa son campeones de Europa en extracción de carbón, nadie en el 'viejo continente' explota más 'oro negro'.

Los países que acogerán la Eurocopa de fútbol son campeones de Europa en extracción de carbón. Nadie en el viejo continente explota más oro negro que Polonia y Ucrania, naciones que ven en el torneo un rayo de luz en el duro cambio estructural.

La minería tiene una larga tradición tanto en Polonia como Ucrania. Pero la reforma estructural del mercado energético europeo obliga a ambos países a modernizarse. Dos ciudades sedes de la Eurocopa, Wroclaw y Donetsk simbolizan el cambio.

Innovadora y joven, así presenta Rafal Dutkuevicz la ciudad de la que es alcalde, Wroclaw, situada al suroeste de Polonia. Dutkuevicz compara su ciudad con las metrópolis de occidente y quiere que Wroclaw se convierta en la capital europea de la cultura. La ciudad se caracteriza por ser muy estudiantil y por su parque tecnológico con cuatro zonas económicas diferenciadas. Además, su proximidad con Alemania, convirtió a Wroclaw en una alternativa a Varsovia para los inversores.

El pasado alemán ya no se oculta, sino que se considera como una parte de la herencia multicultural de Wroclaw. "La Eurocopa sólo es el principio", aseguró Dutkievicz. Otros grandes eventos sucederán al máximo torneo futbolístico del viejo continente. Con el fin de atraer a licenciados y empresarios innovadores, el alcalde prometió hace años viviendas modernas y de precio asequible así como plazas de guardería.

Los nuevos centros comerciales y los edificios de oficinas inundan las afueras del centro histórico de la ciudad, donde se encuentra la Plaza del Mercado, una de las más grandes de Europa. Los ingresos de la ciudad son sólo ligeramente inferiores a los de Varsovia, aseguró recientemente la Oficina de Estadística de Polonia. A diferencia de la zona industrial de la Alta Silesia, Wroclaw atrae a muchos inversores. Empresas como Siemens, Dell o Phillips trasladaron sus nuevas oficinas a Wroclaw.

En Ucrania, país independiente desde 1991, la industria del carbón es un círculo vicioso. Mientras que su vecina Polonia saca provecho de los fondos que recibe de la Unión Europea, en la región ucraniana de Donbass, una de las grandes reservas mundiales, se desató una lucha por la supervivencia con el impulso de la industria del acero.

La minería, orgullo de la extinta Unión Soviética, se vio destruida y los sindicalistas lanzan sus quejas: a pesar de los numerosos progresos, Ucrania, el segundo mayor estado de Europa en territorio, es difícil de modernizar.

Muchas de las 159 minas no son rentables y el gobierno no tiene el coraje para cerrarlas, dicen los críticos. "En la época soviética, los mineros eran héroes y se les pagaba bien", escribió el diario "Segodnja" recientemente en un reportaje sobre la ciudad de Donetsk. En aquellos tiempos, un minero cobraba 600 rublos al mes. "Era cinco veces más que el salario de un profesor".

Con el declive económico de la ex república soviética, la miseria se apoderó de las minas. En 1991 había 870.000 empleados por los 230.000 de hoy. "Pero los mineros no han perdido su orgullo", añadió "Segodnja". Los mineros están expuestos a accidentes mortales. En el último año hubo 130 muertos: ahogados, quemados o enterrados. De promedio, cada tres días muere un minero. Hay muchas razones para los accidentes y la alta concentración de gas metano en la región de Donbass es una de ellas.

Pero durante la Eurocopa, la importancia de la industria minera podrá ser apreciada. El posiblemente estadio más bonito del torneo está en Donetsk y es el hogar del Shakhtar, que traducido significa minero.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios