Prandelli no descarta abandonar el torneo por el bien del 'calcio'

  • El seleccionador de Italia afirma que "no irá ningún implicado" en el nuevo escándalo de apuestas

El seleccionador italiano de fútbol, Cesare Prandelli, afirmó ayer que si dijeran que por el bien del calcio la selección italiana no tiene que participar en la Eurocopa "no sería un problema", en declaraciones a la televisión pública Rai Sport tras el escándalo de las apuestas ilegales surgido.

A diez días del partido contra España en la Eurocopa, el seleccionador de la azzurra reaccionó así después de que se difundiese que el portero de la Juventus y capitán de la selección italiana, Gianluigi Buffon, se encuentra en el punto de mira de los investigadores por haber realizado movimientos de dinero que, consideran, podría haber utilizado para realizar apuestas deportivas.

"No me gustan las cruzadas, prefiero el diálogo y no las tomas de posición sin pensar en las consecuencias", agregó Prandelli, quien reiteró que "no irán al Europeo" aquellos jugadores que resulten implicados en la investigación sobre el amaño de partidos para enriquecerse con las apuestas ilegales.

El seleccionador no habló del caso del internacional Leonardo Bonucci que, a pesar de que se encuentra en la lista de 23 jugadores para la Eurocopa, se supo que está siendo investigado por este caso al igual que Domenico Criscito, a quien Prandelli sí decidió sacar de la convocatoria.

Respecto a Buffon, Prandelli explicó que es una persona "muy fuerte y que tiene gran personalidad", aunque destacó que "a cualquier persona puede pesar un momento difícil como éste".

El escándalo de las apuestas está afectando la tranquilidad de la selección italiana debido a las continuas noticias sobre la supuesta implicación de jugadores en el caso del amaño de partidos.

Además, el pasado lunes la policía italiana irrumpió en Coverciano, sede de la concentración de Italia, poco después de las seis de la mañana para comunicar a Criscito, ex jugador del Genoa y que ahora milita en el Zenit de San Petersburgo, que estaba inscrito en el registro de los investigados. Durante una rueda de prensa tras estos hechos, Prandelli dijo que quería hablar solo de fútbol y no de los que definió "40 o 50 desgraciados".

Por su parte, el presidente de la Asociación de Futbolistas Italianos (AIC) y ex internacional italiano Damiano Tommasi aseguró que la mejor decisión para la salud del fútbol italiano es que la selección azzurra dispute la Eurocopa de Polonia y Ucrania y que el calcio no se paralice durante un año, como sugirió el primer ministro italiano Mario Monti.

Fue claro sobre las palabras de Prandelli: "No es lo mejor, ha sido bastante provocador. Cada día salen cosas nuevas sobre este tema y la situación no es fácil. Están implicados nombres que figuran en la convocatoria. Lo mejor será participar y ganar".

De forma paralela, Criscito se pronunció sobre su salida del combinado italiano: "No estoy de acuerdo. La Federación debería haber esperado".

"No tengo nada que ver con este asunto", aseguró Criscito. "Ahora me he convertido en el punto de mira del escándalo". El defensor confesó que el asunto lo dejó "conmocionado", pero que se sentía en condiciones de jugar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios