Fútbol

Primera batalla perdida (1-0)

  • El Celta toma ventaja en el 'play off' tras un gol del espigado Michu en la segunda parte. El Granada CF hace un buen planteamiento de contención, pero le falta veneno en sus ataques.

Comentarios 5

No pudo ser. Se perdió la primera batalla en la lucha por el ascenso. El Granada CF hizo el planteamiento que le convenía y cuando la sensación era que nadie iba a tomar ventaja, llegó el tanto de Michu en una acción suelta. Los cambios le dieron resultado a Paco Herrera y con esa renta a favor jugarán el sábado en Los Cármenes. Si algo se le puede achacar a los rojiblancos es que tuvieron escasa profundidad. Ighalo estaba sin energías y sólo en acciones a balón parado pudo igualar la contienda. El Celta estaba medio entregado cuando logró adelantarse, si bien es cierto que las variantes que introdujo técnico celtiña le aportaron mayor movilidad en sus acciones de ataque. La desventaja es mínima y se puede voltear.

Fabri no dejó lugar a las sorpresas y formó, para iniciar la batalla por el ascenso, con el equipo titular que más o menos se preveía. Con Lucena por delante de la defensa para ejercer de pivote, dejando que estuvieran por encima Mikel Rico y Abel Gómez. Las bandas fueron para Orellana y Dani Benítez, mientras que la referencia en ataque fue Ighalo.

El Celta trató, desde un primer momento, llevar la iniciativa para dejar patente que era el anfitrión en Balaídos, aunque el Granada CF salió muy bien armado y supo frenar el ímpetu local en esos primeros compases. El conjunto vigués se mostró precavido y formó de inicio con tres centrales y dos carrileros. Quería Paco Herrera que los suyos estuvieran también bien protegidos atrás para evitar cualquier desajuste a la hora de defender. Los rojiblancos trabajaron mucho en la salida del balón de los célticos para tratar de reducir al máximo los espacios. Lucena se pegó a Trashorras para tratar de que no recibiera con claridad. De Lucas estuvo a punto de dar un susto por medio de una entrada por la izquierda y centro al área pequeña, pero por fortuna quedó en nada.

Las excesivas precauciones por parte de ambos equipos fueron algo característico en la primera fase del encuentro. Y el que pudo marcar fue Dani Benítez tras irse como una moto por la izquierda y lanzar con fuerza y cruzado. El balón estuvo a punto de entrar en la portería de Yoel. Ighalo se las tuvo tiesas con Sergio Ortega a la hora de recibir de espaldas. Fueron continuos los forcejos para hacerse con la posesión en los balones aéreos. El ritmo fue cansino por momentos, sin nadie que se fuera decididamente al ataque por miedo a cometer cualquier error.

Lucena fue un portento en la contención. Siempre en el sitio justo para cortar los intentos del Celta para montar sus jugadas de ataque. Trashorras se escoró por momentos a la izquierda para intentar separarse así del futbolista granadino y meter algún que otro pase intencionado a sus compañeros del frente de ataque. Mantener el orden era el principal cometido para los rojiblancos. No se podían dejar espacios para que Roberto se viera en un compromiso. De Lucas hizo una dura entrada a Orellana y vio amarilla. El propio jugador del Celta pudo marcar poco antes del descanso tras un duro lanzamiento que repelió Roberto con dificultades. La primera parte transcurrió sin grandes sobresaltos y sin que el Granada pasara por situaciones de agobio real.

No hubo cambios tras regresar del descanso. Al Granada CF le iba bien con la estrategia de Fabri, ¿por qué realizar modificaciones? Logró rematar Lucena de cabeza en el primer palo un saque de esquina lanzado por Dani Benítez desde la izquierda. Respondió De Lucas con un disparo lejano, que salió por encima de la portería de Roberto. La defensa granadina permaneció siempre muy atenta y anuló al tridente formado por David Rodríguez, Trashorras y De Lucas. Trashorras pudo marcar con un lanzamiento desde la frontal izquierda muy cruzado.

El primero que movió el banquillo fue Paco Herrera. Retiró a un desaparecido David Rodríguez para dar cabida al canterano Iago Aspas. El Celta tenía que asumir más riesgos porque ese resultado no le valía. Ighalo desperdició un contraataque por no ver a tiempo el pase a Dani Benítez. Llegó la segunda variación para los locales. Herrera retiró a De Lucas, otro delantero y dio cabida a Dani Abalo. Una muestra de que tampoco quería arriesgar mucho. Pudo marcar Lucena otra vez de un buen cabezazo, que sacó un defensa. Y tampoco lo hizo con el tercer cambio. El sacrificado fue el otro jugador de inicio en ataque para hacer hueco al espigado Michu.

El Celta atacó más con el corazón, impulsado por los ánimos de su afición, aunque sin demasiado convencimiento en sus acciones. A base de paredes logró penetrar la defensa rojiblanca. Michu marcó tras un envío desde la derecha y dejar pasar el balón Iago Aspas. En seguida llegó el primer cambio por parte de Fabri. Se retiró Orellana y entró Collantes. Roberto recibió una entrada de Iago Apas y se quejó de un golpe, que le costó tarjeta amarilla al céltico.

El empate lo pudo lograr Lucena al rematar dentro del área y repeler desde cerca Yoel tras un envío de  falta de Abel Gómez. El Granada CF lo intentó en los últimos minutos. Salieron Carlos Calvo y Óscar Pérez. Pudo marcar Collantes con un disparo cruzado.

La desventaja es mínima y resta por disputarse la segunda parte de la eliminatoria en Los Cármenes. Ahora será el Granada CF el que ante su público deberá dar un paso adelante. Con Ighalo más descansado y a la espera de saber si puede forzar a Geijo, hay posibilidades de conseguir el pase a la eliminatoria definitiva. El Celta no es mejor que los rojiblancos. Será el momento de asumir algún riesgo más y dejar la precaución más resguardada. Había creencia al final del partido entre la expedición de que se va a lograr.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios