Promesas incumplidas y pérdida de credibilidad

  • Romany se comprometió a asumir una de las mensualidades, pero de momento no lo ha hecho

Los retrasos en el abono de las nóminas ha sido algo habitual desde el comienzo de la temporada, pero hasta el momento no se había dado el caso de que se acumularan hasta tres mensualidades. El club confiaba en recibir el ingreso de diversas empresas que patrocinan a la entidad, pero ese dinero no ha llegado y ha desembocado en la situación actual.

El pasado 13 de marzo, Lorenzo Sanz se desplazó hasta Granada para mantener una reunión con Enrique Román, propietario del grupo inmobiliario Romany. En aquel encuentro se llevaron a cabo una serie de propuestas para que esta empresa realizara algunas aportaciones. En aquel momento se adeudaban dos meses.

El 16 de marzo, el mecenas de la entidad rojiblanca presenció en Talavera de la Reina el partido que disputó allí el Granada CF y a su conclusión declaró ante los medios de comunicación que entre el lunes y el martes de la semana que iba a entrar se iban a abonar los pagos pendientes. Esa promesa no se cumplió, lo que generó desconfianza en la plantilla.

El 19 de marzo se producía una nueva cita con los mismos protagonistas y se aseguró por parte de un portavoz de Romany que esta empresa se iba a hacer cargo de una de las nóminas de la plantilla, lo que significa que haría una aportación de 120.000 euros. Se indicó que a comienzos de la semana siguiente se procedería a ese abono, ya que al encontrarse con los días festivos de la Semana Santa no se habían podido acometer los trámites burocráticos para hacer las transferencias. Esa promesa también quedó en el olvido.

Pasó otra semana y no se pagó ninguna de las dos nóminas. Otro capítulo se vivió el pasado 26 de marzo. El tesorero José Miguel Martínez visitó a la plantilla para tranquilizarla y comprometerse a que, a lo sumo, a final de esa semana se iba a hacer frente al abono de, al menos, una nómina. No se hizo, lo que desencadenó en que la plantilla se presentara en la sede del club el pasado viernes para pedir explicaciones. Ante el cariz que estaban tomando los acontecimientos, Enrique Román mantuvo un encuentro con ellos y les garantizó que se iba a hacer cargo de una nómina.

Por el momento tampoco se ha cumplido esa última promesa, lo que ha propiciado que esta semana sean ya tres las nóminas pendientes, lo que ha creado más incertidumbre y que los jugadores se hayan cansado y muestren su lógica preocupación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios