la consulta del especialista

Rafa Nadal gana sin jugar

  • Ha ganado su reputación, su honor, su verdad, y lo ha hecho en Francia

Rafael Nadal con el trofeo de número uno de la ATP Rafael Nadal con el trofeo de número uno de la ATP

Rafael Nadal con el trofeo de número uno de la ATP / EFE

Rafa Nadal ha vuelto a ganar, pero no ha sido en un partido épico contra su máximo rival como el suizo Roger Federer en una de las múltiples finales que ambos han compartido a lo largo de sus exitosas carreras. Ha ganado su reputación, su honor, su verdad, y lo ha hecho en Francia. Un tribunal galo le ha dado la razón. La ex ministra de Salud y Deportes de Francia, Roselyne Bachelot, ha sido declarada, este jueves, culpable por difamación tras acusar a Rafael Nadal de doparse en una transmisión televisiva en marzo de 2016. Tendrá que pagarle 10.000 euros por daños al honor. El de Manacor solicitaba ser resarcido con 100.000 euros. Sin embargo, el importe aunque menor, será destinado a diferentes organizaciones benéficas.

¿Cómo empezó todo?

La que fuera ministra de Deportes del gobierno de Sarkozy hizo unas desafortunadas declaraciones a una televisión. En el debate se comentaba el excelente estado de forma del tenista español después de haber pasado la travesía del desierto de casi un año sin competir. En el trasfondo de todo está la envidia que en el país galo tienes a todos los triunfos deportivos españoles, siendo especialmente sangrantes los triunfos en la pista central del Grand Slam francés. La irresponsable política comentó, sin pelos en la lengua, que Nadal se había dado ese año en blanco para evitar ser detectado por las agencias antidopaje, como si el mallorquín se dopara de forma regular como también insinuó otro francés, J. Noah, cuyo hijo sí ha sido suspendido por la NBA debido al consumo de sustancias prohibidas. Como defensa, la política ahora condenada argumentó que se limitó a hacer público algo que se comentaba en el mundillo del deporte profesional. La broma le ha costado 10.000 euros a la sujeta.

Nadal está feliz. Se ha hecho justicia. Rafa y sus médicos siempre han sostenido que los éxitos del mallorquín son fruto del trabajo, del esfuerzo y del sacrificio personal. Y nada de eso sale gratis. Nadal arrastra una lesión crónica de tendón rotuliano de la rodilla derecha que se agravó hace más de un año debido a una rotura parcial del mismo, que encendió todas las alarmas y hacía peligrar la carrera del mallorquín. "He sido tratado mediante factores de crecimiento en mis rodillas; es lo único que he usado" respondió el campeón español.

Plasma rico en factores de crecimiento

La operación Galgo desarrollada en España por el año 2010 y contra una red de Doping en el deporte profesional, hizo mucho daño en el deporte profesional en cuanto a su reputación se refiere. El uso de EPO para ganar capacidad y resistencia se pudo confundir con el uso de otro producto derivado de la sangre como es el plasma rico en factores de crecimiento. Sin embargo, nada tienen que ver. La EPO es una hormona que incrementa la fabricación de glóbulos rojos, como si fuera una transfusión, lo que conlleva una mayor resistencia a la fatiga. Se inyecta intravenosa. Los factores de crecimiento se obtienen de inyectar las plaquetas dentro de una zona lesionada, ya sea un músculo, un hueso, un ligamento o un tendón, acelerando la reparación de las mismas.

La Agencia Mundial Antidopaje (WADA en sus siglas en inglés) ha retirado del listado de productos y métodos prohibidos para el año 2011 el tratamiento intramuscular conocido como PRGF, tratamiento con factores de crecimiento autólogos (del propio paciente). Este procedimiento, que acelera notablemente los tiempos de regeneración tisular acortando la reincorporación al deporte, había sido incluido por la WADA en su lista de métodos y productos prohibidos del año 2010 para la aplicación en lesiones musculares, aunque estaba permitido tanto en lesiones tendinosas como ligamentosas. Gracias a la mediación del Comité Olímpico Español (COE), el innovador tratamiento vuelve a ser permitido por la Agencia Mundial Antidopaje. El innovador tratamiento de las lesiones no oculta ningún dopaje. Primero fue a la Agencia Española Antidopaje, después a la Comisión Médica del Comité Olímpico Internacional y finalmente a la Agencia Mundial Antidopaje a quien la Agencia Española envió la exhaustiva documentación que, finalmente, ha convencido a los miembros de la WADA de la bondad del tratamiento.

Sustancias prohibidas en el deporte

Las siguientes clases de sustancias están prohibidas por el Comité Olímpico Internacional (COI):

-Estimulantes como la cafeína.

-Narcóticos, tranquilizantes y ansiolíticos.

-Fármacos betabloqueantes cardíacos: mejoran el rendimiento disminuyendo la frecuencia cardíaca para resistir mejor el esfuerzo máximo.

-Diuréticos para eliminar líquidos y conseguir bajar de peso de forma rápida.

-Esteroides anabolizantes: ha sido el fármaco estrella hasta hace bien poco, ya que se ha puesto mucho énfasis en su detección. Son los que producen un mayor efecto a nivel de la masa muscular, aumentando su volumen y resistencia debido a la retención de líquidos que provocan. Sin embargo, su uso no está exento de complicaciones a nivel del organismo como problemas hepáticos, desajustes hormonales, impotencia, tumores entre otras complicaciones.

-Otras hormonas como la hormona de crecimiento e incluso la propia insulina. Ambas son anabilizantes, es decir, aumentan el metabolismo en general.

-Drogas como la cocaína o la marihuana.

-Otra práctica dopante muy extendida últimamente son las autotransfusiones. Esta práctica consiste en extraerse una cantidad determinada de sangre, normalmente alrededor de 400 cm3, dejarla almacenada en un frigorífico y volver a infundirla en los momentos donde la competición lo exija, como antes de un partido o una etapa clave. No deja rastro pero hay un índice indirecto que puede demostrar que un deportista se ha dopado de esta manera. Es con el cálculo del hematocrito; consiste en medir el número de hematíes o células que transportan el oxígeno. El porcentaje de hematocrito sea entorno al 35%. Se considera doping cuando la tasa de hematocrito en sangre se encuentra por encima del 50%. Esto quiere decir que ha habido un aporte extra de sangre y por eso hay ese porcentaje tan alto. El hecho de que haya demasiadas "células rojas" que son las que trnasportan el oxígeno es porque el rendimiento es superior y la fatiga menor. Sin embargo, como riesgo potencialmente asociado se encuentran la posibilidad de sufrir una trombosis o una embolia a nivel pulmonar o cerebral.

Un efecto parecido al que se consigue con la autotransfusión es la inyección de eritropoyetina, conocida como EPO. Es la hormona que, cuando se activa, facilita la formación de células transportadoras de oxígeno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios