baloncesto liga endesa

El Real Madrid se rearma

  • El equipo de Pablo Laso gana al Tenerife y se recupera de cara a la Copa

Doncic pelea la pelota frente al jugador del Tenerife Abromaitis. Doncic pelea la pelota frente al jugador del Tenerife Abromaitis.

Doncic pelea la pelota frente al jugador del Tenerife Abromaitis. / J.P.GANDUL / efe

Después de tres derrotas seguidas, el Madrid recuperó sensaciones de cara a la contienda copera con un cómodo triunfo ante un Tenerife irregular que pagó caro su apagón del segundo cuarto, en el que estuvo seis minutos y medio sin ver aro.

El líder de la ACB, que defenderá en Las Palmas el título logrado en 2017, sumó su decimoctava victoria en una gran actuación de Campazzo, quien anotó 15 puntos y entregó ocho asistencias.

El acierto visitante desde el perímetro, con cuatro triples consecutivos, propició un inicio igualado, sin un dominador ni en el marcador ni sobre el parqué y con Doncic protagonizando la ofensiva blanca con siete puntos en el primer cuarto.

Enfrente, Beirán constituía la principal amenaza con tres triples que contribuyeron a que su equipo terminase los primeros diez minutos con su mayor ventaja de la tarde (18-21).

La puesta en escena fue diferente en el segundo cuarto. Los de Pablo Laso apretaron en defensa y encadenaron un parcial de 9-0 en tres minutos que obligó a Fotis Katsikaris a parar el partido. Con todo, sus jugadores siguieron desconectados, errando sus acometidas ante la desesperación del técnico griego y otorgando facilidades al líder, que imprimió velocidad a su juego y selló su zona.

Felipe Reyes convertía en oro cada pelota que recibía y, con nueve puntos en ocho minutos, lideró la reacción blanca y permitió a los suyos irse con una cómoda ventaja a los vestuarios tras un segundo acto muy desequilibrado (43-34 al descanso).

Los tinerfeños despabilaron tras el descanso, pero no lo suficiente para meter presión a un Madrid que mantuvo la línea, lo que le permitió conservar su colchón cercano a la decena de puntos durante el tercer periodo.

Liderado por un valiente Campazzo, el mejor ataque de la Liga superaba sin excesivos problemas a la segunda mejor defensa, lo que le permitió llegar a los últimos diez minutos con el partido encarrilado (68-53).

El Madrid se rearmaba de moral de cara a la Copa en un último cuarto sin historia entre dos equipos que podrían verse las caras de nuevo el sábado en las semifinales coperas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios