Rentables menos en una esquina

  • El precio de las entradas ante Real Madrid y Barcelona hace que los abonados no se sientan perjudicados por los aficionados que pasan por taquilla cada partido, salvo en una zona del campo

Comentarios 1

A pocas fechas para que el Granada CF anuncie el precio de los abonos de cara a la próxima temporada, son muchas las conjeturas que hay en la calle sobre el precio de los mismos que establecerá el consejo de administración de la entidad rojiblanca. La experiencia de la pasada campaña, que levantó muchas críticas, y la posibilidad de contar con otras zonas desde un principio como las esquinas, que el curso pasado no se disponían en el momento de lanzar la campaña, hará que, en principio, puedan existir variedad en los precios.

Desde el club se lanzó hace menos de un año un mensaje de protección al abonado por medio del precio de las entradas sueltas por partido y a tenor del mismo a lo largo de la temporada, se puede decir que ser abonado ha salido, por lo general, rentable. No obstante, ha sido el costo de las entradas ante Real Madrid y Barcelona el que ha hecho que se marque la diferencia entre abonados y aficionados en general.

Computando el precio de los tickets de los diecinueve partidos de Liga más el de Copa del Rey ante la Real Sociedad, en el que no pagaron nada los poseedores del 'billete hacia las estrellas', a un aficionado que apostó desde el inicio en la zona vip de la tribuna principal le ha salido la temporada por 1.180 euros -incluidos los dos días del club- mientras que si hubiera sacado una entrada partido a partido se habría gastado 1.430 euros. Sin embargo, si descontamos los 350 euros que costó ver al Real Madrid (180) y al Barcelona (170) a un no abonado, éste se habría gastado 1.080 euros, prácticamente el carné por toda la temporada (1.100). El resto de asientos en la tribuna principal costaron 975 euros, y aquí sí salió más económico ser miembro activo de la entidad. Y es que como ocurre en el resto de sectores del campo, no existe distinción en función de los distintos niveles, algo que se podría mejorar de cara a la próxima campaña. Entre otras razones porque hay tiempo para estudiar más variedad de precios dado que la competición no comienza hasta dentro de dos meses y medio, algo que no se pudo hacer cuando se lanzó la campaña tras el tardío ascenso a la máxima categoría.

En el sector B, la diferencia entre el poseedor de un carné y el aficionado en general ha sido de 330 euros a lo largo de toda la temporada. El abono por los diecinueve encuentros más los dos días del club ha salido por 745 euros, mientras que los que hayan acudido a Los Cármenes partido a partido, en el supuesto caso de no fallar ni uno solo, aportaron 1.075 euros al club. Y eso que ante los dos grandes el coste de las entradas fue de 305 euros (160 y 145).

En los fondos, pese a que se han vendido pocas entradas al estar muy ocupado por abonados, fue más rentable para los del nivel bajo, que pagaron por todo el año 400 euros, que para los del nivel medio que llegaron a los 490. En esta zona, el total de entradas por partido suelto en todos los niveles llegó a los 685 euros, incluidos los 170 que costó adquirir el pase para ver a madridistas y azulgranas (100 y 70).

Pero sin duda, el mayo agravio se produjo en las esquinas. Pese a que en un primer momento se diferenció entre aquellas que pegaban a la tribuna, por las que se pagaron 800 euros, a las que lo hacían con el sector B (600), a la hora de las entradas no ha habido distinción en apenas ningún choque. Tan sólo hubo una excepción y fue en el duelo ante el Villarreal, que costó cinco euros más barato para las esquinas lindantes con el sector B. Así, incluidos los días del club, el abonado de una esquina cercana a tribuna ha pagado 865 euros por 900 euros en total del aficionado en general. Tan sólo 35 euros de diferencia. Sin embargo, en las otras dos esquinas se hizo frente a 665 si era socio, por 895 si se decidió acudir cada quince días a Los Cármenes, una diferencia de 230 euros.

El objetivo es superar los aproximadamente 15.500 abonados de pago, cantidad extraoficial que tuvo el Granada CF la temporada del regreso a Primera División, una cifra de la que quedan al margen los carnés emitidos por acuerdos publicitarios, convenios con empresas y entidades y demás compromisos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios