Baloncesto

Ricky Rubio: "Me voy a la NBA"

  • El hasta ahora base del Barcelona anuncia su fichaje por Minnesota Timberwolves, conjunto que le eligió en el número 5 del 'draft' de 2009.

Comentarios 6

El base del Regal Barcelona Ricky Rubio ha anunciado su decisión de jugar la próxima temporada en la NBA defendiendo la camiseta del Minnesota Timberwolves, la franquicia que le eligió en el número 5 del draft de 2009 y que tiene sus derechos en la liga profesional estadounidense. "Estoy aquí para anunciaros que he decidido emprender este viaje, que me voy a la NBA. Es una ilusión que tenía, un sueño, y por fin lo he podido cumplir", ha manifestado.

Acompañado de Joan Creus y Joan Bladé, secretario técnico y directivo responsable de la sección, respectivamente, Rubio ha comparecido en la sala de prensa del Camp Nou para explicar los motivos que le han llevado a emprender esta nueva aventura en su carrera. El internacional español ha asegurado que tomar esta decisión ha sido "más difícil" de lo esperado: "Cuando fiché por el Barca, ya dije que venía con la idea de estar sólo dos años, pero este club me ha dado títulos, amigos, me ha tratado fenomenal, he tenido unos compañeros excepcionales y me han hecho estar muy a gusto. Eso me ha hecho dudar todavía más".

Frente a él, en la primera fila de butacas, estaban Juan Carlos Navarro, Roger Grimau, Jaka Lakovic, Joe Ingles y Víctor Sada, con quienes ha compartido vestuario las dos últimas temporadas y que han querido estar con el base de El Masnou (Barcelona) el día de su despedida. Ricky ha negado que haya decidido marcharse porque ya lo ha ganado todo en el baloncesto FIBA y porque considere que su evolución se ha estancado y ha afirmado que se siente preparado para "jugar con los mejores" y cree que es el momento de hacerlo.

El jugador catalán ha asegurado que podía haberse quedado en Europa, porque sólo tiene veinte años y "muchas cosas que mejorar". Y, aunque ha admitido que su última temporada de azulgrana no ha sido, en el plano individual, para tirar cohetes, también ha recordado que el objetivo colectivo, que era seguir ganando títulos, se ha cumplido con creces. "Nadie es tonto y está claro que no ha sido la mejor temporada de mi carrera. Si fuese un deporte individual, quizá te diría que podía haber jugado más o mejor, pero esto es un deporte de equipo. Debes dar lo mejor de ti para que el equipo gane, y el equipo ha ganado. Por tanto, las cosas se han hecho bien", ha argumentado.

Rubio viajará la próxima semana a Minneapolis, donde firmará su nuevo contrato con los Timberwolves, que le garantizan dos temporadas más otras dos opcionales bajo el formato 2+1+1. A cambio, el Barca recibirá, tal como ha explicado Joan Creus, "un millón de euros de indemnización", de los cuales Minnesota pagará 500.000 dólares (unos 350.000 euros), y Ricky los 650.000 euros restantes.

Creus ha destacado "el talento y la calidad humana" del base catalán, ha dicho que "deja huella en el club" y que, por este motivo, el Barcelona se ha reservado "un derecho preferencial" para recuperarlo cuando éste decida regresar a Europa. Ricky Rubio ha dicho sentirse "como un niño pequeño que cumple su sueño, le dan una bolsa de caramelos y está muy emocionado" y ha querido agradecer a los Timberwolves que apostaran por él y lo hayan esperado estos dos años.

Sin embargo, no ha querido aventurarse sobre el rol que tendrá en el equipo: "Todavía no hemos hablado de ello, porque no está claro si el entrenador (Kurt Rambis) va a seguir, pero soy un jugador que me gusta hacer jugar al equipo desde la posición de base y nos iremos marcando pequeños retos a medida que avance la temporada".

Rubio, que siempre ha vivido en Barcelona, ha admitido que esta nueva experiencia vital le da "un poco de miedo". No, en cambio, la experiencia profesional, "porque el baloncesto al final es lo mismo en todas partes: se trata -ha dicho- de meter canastas". Ricky admite, no obstante, que en la NBA se practica un baloncesto más vistoso, se pude correr -"una de mis virtudes", ha apuntado- y se juega más a campo abierto, "que es más fácil de jugar muchas veces", ha confesado.

Por contra, se disputan más partidos y físicamente es más duro que en Europa. "Tendré que hacer pesas y ponerme más fuerte", ha indicado Ricky, a quien no la preocupa el posible cierre patronal que podría poner en peligro la competición de la temporada que viene. "Si hay lock-out dicen que no será para toda la temporada. Así que tendré más tiempo para entrenar y prepararme para jugar en la NBA", ha sentenciado Ricky Rubio, que no tendría repararos en volver a Europa y volver a jugar en el Barca si el cierre patronal finalmente se hace extensible a toda la campaña 2011-12.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios