"Rubén defiende mejor y yo soy más ofensivo"

  • Siqueira se sincera alabando las prestaciones de su compañero, con el que dice tener una "competencia tranquila" · El carioca reconoce sus carencias defensivas y dice trabajar para mejorar

Rubén Párraga y Guilherme Siqueira posan con naturalidad y sin forzar la sonrisa para nuestro fotógrafo. Con el mismo buen talante atienden a este redac tor, que los requiere para que expliquen sus sensaciones en primera persona, ahora que el debate está instalado en la grada sobre si debe jugar uno o el otro en el lateral zurdo.  Son dos de los futbolistas con la cabeza mejor amueblada de un vestuario que, según cuentan desde sus entrañas, no es malo, pero tampoco el mejor de los  posibles.

Los egos mal gestionados suelen ser traicioneros acompañantes de los futbolistas en cualquier categoría, pero la sensación que transmiten con sus palabras y comportamiento los dos aspirantes al puesto de zaguero zurdo titular del Granada se acerca más a la humildad que a la autocomplacencia, sin obviar que cada uno defiende lo suyo y que los dos están locos por gozar de la confianza de Fabri. Y si coinciden en algo con el grueso de los aficionados es en que Rubén es mejor defensor que Siqueira, confesión que honra al brasileño, quien por el momento le tiene cogida la delantera a uno de los héroes del ascenso a Segunda.

La procesión de Rubén, que ha pasado de ser indiscutible el año pasado a calentar banquillo con frecuencia en el presente, va por dentro. Pero por fuera, sin que parezca una pose para quedar bien, el ex futbolista del Córdoba sostiene que "la competencia es buena dentro de un vestuario, eso ayuda a mejorar a la plantilla. De momento el entrenador se está decantando habitualmente por Siqueira y a mí me toca esperar más en un segundo plano. Yo siempre que salgo al campo intento ayudar a mis compañeros y dar lo mejor que tengo".

La actitud de Rubén podría ser mucho más egoista de la que pone en práctica a diario, pero él mismo reconoce que "ahora que está jugando y teniendo en cuenta que viene de la liga italiana y conoce menos esto, yo que sí lo conozco intento asesorarle un poco para que le vayan mejor las cosas en el campo". Sobre su relación personal, pues, "ningún problema, le ayudo en todo lo que está en mi mano, igual que hace él conmigo".

Sus palabras son suscritas punto por punto por el de Florianópolis, quien en todo momento tira de humildad para exponer sin tapujos sus puntos fuertes y defectos. "Lo nuestro es una competencia muy tranquila, siempre estamos pensando en el equipo. Él me ayuda mucho, porque conoce a los adversarios y siempre me está dando consejos. Tenemos una muy buena relación en el campo y fuera". El brasileño no oculta que "Rubén es casi perfecto en defensa. Defiende muy bien, tiene mucha fuerza y es muy inteligente tácticamente. Yo procuro aprender de él siempre. Por mis características, me cuesta más trabajo el aspecto defensivo, soy más de subir y atacar, por eso me fijo mucho en Rubén, para aprender la parte defensiva". Rubén está de acuerdo y asegura que Guilherme "tiene un muy buen manejo de balón, sobre todo eso, tiene mucha calidad con el balón y quizá ese sea su punto más fuerte. Quizá defensivamente yo soy un poco más fuerte que él, pero tampoco estoy yo para valorar las diferencias entre él y yo. Cada uno se limita a hacer su trabajo lo mejor que sabe y los demás son los que escogen".

La opinión generalizada de la grada es que al equipo le viene mejor Rubén justamente por su mayor fortaleza defensiva, ya que por delante, en la banda zurda, se encuentra seguramente el futbolista más talentoso y ofensivo de toda la plantilla, Dani Benítez. Por el momento Fabri se ha decantado por el carioca, que ha sido titular en Liga cuando ha estado disponible. Siqueira se esfuerza en cada entrenamiento por ser mejor zaguero, pese a que preferiría actuar por delante, como ha hecho mayoritariamente durante su carrera: "Yo estaba acostumbrado a jugar un poco más adelante pero también sé que es muy importante para mí mejorar en defensa. Sería perfecto saber atacar y defender. Claro que me gustaría jugar más adelante, pero para mí es igual sí juego atrás, porque siempre doy el máximo para el equipo". Es por eso que entiende como normales algunos desajustes defensivos en los que suele incurrir. "Si la defensa no es una buena característica tuya es normal que tengas algunos fallos. Yo intento aprender al máximo en los entrenamientos para que en el partido no aparezcan los fallos", explica.

Rubén es consciente, por su propia experiencia, de que en una competición tan larga lo más inteligente es tener paciencia y, sobre todo, confiar mucho en sí mismo. Ya le ocurrió algo parecido en su anterior equipo, el Córdoba. "Normalmente siempre he sido habitual en los equipos en los que he estado. Hubo una temporada en el Córdoba que sí me costó más jugar. El entrenador se decantó más por Diego Reyes y a mí me tocó esperar mi oportunidad, al final me llegó y pude demostrarle a todo el mundo que era yo quien tenía que estar en el once", explica no sin orgullo.

Rubén ha actuado en dos partidos ligueros esta campaña, uno de ellos como titular, y acumula 129 minutos en sus piernas. El año pasado fue el futbolista que más jugó de toda la plantilla. En cuanto a Siqueira, se pasó la temporada prácticamente en blanco en la Serie A italiana, enrolado en las filas del Udinese. Su participación fue  testimonial, con 63 minutos repartidos en tres partidos. Por el momento, acumula 231 en tres choques con el Granada, todos como titular.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios