Salto al mismo cielo

  • Los Lakers se proclaman campeones en el quinto encuentro de la final ante Orlando y Pau Gasol es el primer español que gana un anillo · El español hizo 14 puntos y cogió 15 rebotes en el partido definitivo

Los Angeles Lakers se alzaron con el título de la NBA, su decimoquinto anillo y primero desde 2002, tras superar a los Orlando Magic (86-99) en el quinto partido de una final (4-1) que deja para la historia el triunfo de Pau Gasol, primer español que se corona en la NBA. Es el cuarto campeonato para Kobe Bryant, el primero sin Shaquille O'Neal, y el décimo -récord de la NBA, al superar a Red Auerbach- para el entrenador Phil Jackson.

Bryant acabó el duelo con 30 puntos, escoltado por Gasol con 14 puntos y 15 rebotes. En cambio, la estrella local, el pívot Dwight Howard, fue eclipsado de nuevo por la defensa del español y registró 11 puntos y 10 rebotes.

El partido comenzó con un arranque arrollador de los locales (19-10), al que contribuyeron los Lakers con su escaso acierto en los lanzamientos: sólo anotaron tres de sus primeros 13 tiros, incluido un 0/6 de Andrew Bynum.

El equipo de Jackson sobrevivió en cuanto Bryant, a pesar de haber recibido un fuerte golpe en su maltrecho dedo meñique de la mano derecha -sufre una fractura desde febrero de 2008-, asumió el mando en los esquemas angelinos.

Entre el acierto de su estrella (11 puntos) y la defensa de Gasol sobre Howard, desquiciado por momentos, los californianos lograron reducir la brecha y dejar la situación más accesible al término del primer cuarto (28-26), una igualdad que se mantuvo durante el segundo periodo.

Como de costumbre, los Lakers sufrieron el bajón casi obligado cuando sus secundarios ganan protagonismo (34-28), pero los primeros espadas pusieron las cosas en su sitio rápidamente y un triple de Trevor Ariza dio a los angelinos su primera ventaja del duelo (40-42).

Era el momento de los Lakers, que llegaron a tener una renta de 12 puntos (40-52). Se consumaba así un parcial de 0-16, gracias a la superioridad en el rebote y al acierto desde el perímetro, con cinco triples en ocho intentos, un dato que contrastaba con el único acierto en nueve tiros de los Magic.

El público del Amway Arena esperaba una reacción de su equipo. Y aunque llegó, resultó de lo más estéril. Si un triple de Rafer Alston apretó las cosas (53-58), Odom contestó con dos lanzamientos exteriores consecutivos. Cada intentona de los Magic la repelían los Lakers.

Una penetración de Bryant, culminada de forma majestuosa tras haber levitado en el aire, dio el pistoletazo de salida para el showtime californiano, que deparó a los visitantes un cómodo colchón (55-71, m.30).

El partido, por mucho que empujase el público, parecía estar muerto. Y si no lo estaba, los fallos en el tiro de Orlando y Bryant se encargarían de rematarlo. El 24 angelino ametralló el aro rival con dos triples seguidos y Ariza puso la puntilla con un alley oop a pase de Walton (67-85, m.42).

Los Lakers se redimían así de la derrota sufrida en la final del año pasado frente a Boston Celtics y permitían a Gasol escribir, con letras de oro, una de las páginas más brillantes de la historia del deporte español.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios