La Sierra le devuelve el favor

  • McRae Williams, que contribuyó al nombramiento de la estación como sede de los Mundiales con un vídeo promocional, se lleva el oro en el 'slopestyle' masculino y Tess Ledeux la femenina.

Un 'rider' en pleno vuelo por encima de una barra en la pista de 'slopestyle' situada en la Loma de Dílar. Un 'rider' en pleno vuelo por encima de una barra en la pista de 'slopestyle' situada en la Loma de Dílar.

Un 'rider' en pleno vuelo por encima de una barra en la pista de 'slopestyle' situada en la Loma de Dílar. / reportaje gráfico: carlos gil

Comentarios 0

El vínculo emocional que une al estadounidense McRae Williams con Sierra Nevada parece la prueba del algodón de los idilios. El norteamericano contribuyó a promocionar hace dos años los Mundiales de snowboard y esquí acrobático con una sesión publicitaria de fotos y vídeo tras probar un big air construido en la Laguna de las Yeguas. La estación granadina le 'devolvió' ayer el favor: Williams se proclamó campeón mundial de slopestyle de esquí acrobático por primera vez en su corta carrera como profesional en la que fue la prueba que cerró los Campeonatos del Mundo 2017. En una competición de tres rondas en la que cada rider se queda con la mejor valoración de dichas tres, el de Park City -la ciudad que pocos minutos después cogió el testigo de la próxima cita de 2019- apuró hasta la última, donde recibió una valoración de 93.80 puntos.

Poco antes, la francesa Tess Ledeux se llevó la prueba en categoría femenina en la segunda manga con una valoración de 85.60. En una mañana en la que el sol pegó de manera intensa y sin descanso, la pista de la Loma de Dílar acogió la última cita del calendario mundialista. Un total de ocho chicas y dieciséis chicos lucharon por recibir las mejores calificaciones de los jueces tras sus ejercicios en una bajada de 980 metros cargada de obstáculos. Pocos minutos antes de que arrancaran las finales se celebró una repesca para los riders eliminados en la jornada del sábado. Entre ellos el español Javier Lliso, que al igual que como sucedió en la clasificatoria volvió a sufrir una caída y acabar cuadragésimo noveno de 52 en con sólo 4.40.

En hombres la plata se la quedó el también estadounidense Gus Kenworthy, quien alcanzó su pico en la tercera intentona donde se quedó a sólo dos puntos del (91.80). El británico James Woods fue tercero en la final. Woods se colgó la medalla de bronce gracias a los 90,40 puntos con los que fue valorado su segundo intento. En mujeres la sueca Emma Dahlstrom ganó la plata gracias a la mejor nota que sacó en su tercer intento (85.52). El otro bronce de la tarde también se tiñó con la los colores de la Union Jack. La británica Isabel Atkin fue tercera en la final y se colgó la presea de bronce, con 83.20 puntos.

Ante una gran presencia de público y un sentimiento de nostalgia generalizado por la finalización de la última prueba tras doce días de competición, la pista de la Loma de Dílar alzó la mano para decir adiós a los Mundiales 2017. La cuenta atrás para los de 2019 ya ha empezado.

más noticias de DEPORTES Ir a la sección Deportes »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios