El Sierra se queda parado ante diez

Se presentó el Parador marcado por las bajas en el campo de un Sierra Nevada que tenía la necesidad imperiosa de ganar para salir de la zona de los puestos de descenso. Los almerienses no tenían profundidad en el banquillo, como lo demuestra el hecho de que no pudo hacer ningún cambio a lo largo de los 90 minutos reglamentarios ya que ni siquiera pudo completar un once y afrontó el duelo con sólo diez jugadores.

El partido comenzó bien para los granadinos, que controlaron el balón y el juego durante la primera parte. El Parador notó que le faltaban algunas piezas en su maquinaria y en ningún momento se encontró cómodo sobre el terreno de juego. Así, a los 28 minutos de juego, Carlos recogía un esférico y ponía en ventaja al Sierra Nevada.

Tocaba remontar en un campo pequeño, con mucha presión ambiental y con un público que iba a invadir el terreno de juego a falta de pocos minutos.

Los almerienses se concienciaron en el vestuario, y la segunda mitad fue otro cantar. El Sierra Nevada se encerró en su campo y pecó de conservadurismo, al introducir varios cambios de corte defensivo.

Los verdes se hicieron con las riendas del partido y a los 75 minutos Rubio, tras un gran cabezazo de Juan Carlos al larguero, iba a establecer la igualada y a darle emoción al partido.

El propio Juan Carlos marcaría un tanto que sería invalidado por el linier. La afición montó en cólera cuando se quedó el portero local tendido sobre el terreno de juego, sin recordar que tiene que ser el árbitro el que pare el partido. En el tiempo de descuento, Manolo hizo justicia al aprovecharse de un grave error de la defensa local.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios