Test serio para Dunga

  • Una derrota ante Italia avivaría la llama de la prensa brasileña

El técnico brasileño Carlos Dunga buscará probar una vez más a la prensa de su país en el duelo contra Italia. La racha de cinco victorias consecutivas alcanzada el jueves con el triunfo (3-0) ante Estados Unidos fue el mejor resultado en lo que va de la era Dunga de la verdeamarelha, iniciada en agosto de 2006, tras el fracaso en el Mundial de Alemania.

Sin embargo, no ha sido suficiente para hacer cesar el ambiente de hostilidad que reina en cada uno de los contactos del entrenador con los medios de comunicación de su país, que el año pasado llegaron a abogar por su destitución del cargo, cuando la canarinha mostró un irregular papel en las eliminatorias mundialistas.

Hoy, con Brasil como líder solitario de las eliminatorias suramericanas, Dunga no corre riesgo alguno de perder el cargo, aun en la hipótesis de que Brasil no logre acceder a las semifinales.

No obstante, una derrota ante Italia reavivará las críticas de la prensa que tanto irritan al entrenador brasileño, duramente criticado como jugador en el Mundial de Italia 1990, pero que a la postre se convirtió en el legendario capitán que conquistó el tetracampeonato en el Mundial de Estados Unidos: "A mí no me preocupa callar a los críticos. Ellos no se callarán nunca. Cuando llegué, dijeron que me quedaría sólo por tres meses".

En su relación con los jugadores, Dunga es un técnico duro, intolerante con las estrellas. Exige de sus pupilos disciplina, pero al mismo tiempo los incentiva a expresar opiniones y a ejercer liderazgo dentro del terreno de juego. "Hay varios líderes dentro de la selección. Mi forma de trabajar es que todos tengan condiciones de expresarse y de ejercer liderazgo con sus compañeros", señaló el técnico al explicar su método. "Dunga está conduciendo muy bien a la selección. Él siempre es abierto con nosotros, lo que genera confianza. Nosotros también tratamos de exponer lo que pensamos. Sabemos que la decisión final es de él, pero ese respeto e intercambio de informaciones hace que la relación sea muy buena", indicó Lucio, el capitán del equipo.

"Brasil se ha vuelto mucho más peligroso en las jugadas a balón parado, y eso es resultado de mucho trabajo, de mucho entrenamiento", afirmó el delantero Luis Fabiano, del Sevilla.

Gracias a su trabajo, Dunga disfruta hoy de total confianza del presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol, Ricardo Teixeira, quien cada vez que arrecian los ataques al técnico sale a reiterar en público que el entrenador permanecerá en el cargo hasta el final del Mundial de Suráfrica 2010.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios