Victoria o ¿problemas?

  • Obligado El cuadro de Anquela no puede fallar ante el Celta si no quiere que el nerviosismo se instale en la entidad Novedad La lesión del italiano Floro Flores permitirá a El Arabi salir de inicio como referencia

Transcurridas cinco jornadas de competición, al Granada CF le urge sacar en la mañana de hoy los tres puntos si no quiere que el nerviosismo se instale en la institución presidida por Quique Pina. Los de Anquela tienen la oportunidad no sólo de respirar en la tabla, sino de corroborar ante sus seguidores que el choque del pasado sábado en el Camp Nou tiene su continuidad y no fue fruto de un exceso de motivación por jugar en el escenario en el que se hizo y ante el líder de la Liga.

En la Ciudad Condal los rojiblancos, lejos del planteamiento y de casi arañar un punto, demostraron un compromiso y un trabajo en bloque que debe ser la base de cara al futuro. Hoy el choque ante el Celta debe y tiene que ser el del despegue definitivo. Sobre todo porque no sacar el partido adelante puede suponer que los nervios comiencen a cundir en el entorno y el interior del club. Aunque desde la cúpula rectora se tiene confianza en el trabajo del técnico, no conseguir resultados en el mundo del fútbol suele ser sinónimo de problemas por muy bien que se entrene durante la semana.

No obstante, los números aún dan cierto margen al Granada CF y no sólo porque se haya enfrentado en este arranque liguero a los dos mejores equipos del país y al cuarto clasificado, el Sevilla FC. Hace un año, en las cinco primeras jornadas de Liga, el conjunto entonces entrenado por Fabri tan sólo sumó tres puntos, uno más que actualmente, con un gol a favor y aún así se terminó sumando 19 puntos en la primera vuelta.

Sin embargo, hoy no hay margen de error. Llega un Celta con cuatro puntos más, que aún no ha sumado lejos de Balaídos y que trae un buen recuerdo a los seguidores granadinos. De aquel duelo de junio de 2011 en la lucha por el ascenso a Primera quedan diez jugadores en los locales por doce celestes. Aunque durante la semana se han encargado en la entidad gallega de recordar el choque, algo queda y el espíritu de revancha, en el buen sentido, estará presente.

Uno de los protagonistas de la mañana será Fabián Orellana. La buena temporada realizada bajo las órdenes de Paco Herrera le sirvió al chileno para alcanzar no sólo el estatus de ídolo en Vigo sino también para regresar a Los Cármenes. Pese a que un primer momento los gallegos insistieron en adquirirlo en propiedad y el futbolista se dejó querer, lo quisieron a un precio menor al que reflejaba su opción de compra, algo a lo que el presidente Quique Pina no accedió.

Del rendimiento del '19' rojiblanco dependerá en parte el juego de ataque de los de Anquela, pues es el termómetro del equipo de tras cuartos hacia delante. Orellana deberá compartir protagonismo con Brahimi, que tras las buenas sensaciones que ha dejado desde su llegada centrará parte de la atención de la grada en su debut como titular en el coliseo granadino. El francés, aunque le falta algo de fuelle físico, se ha ganado a la afición por su pausa, criterio y calidad cuando entra en contacto con el cuero.

El míster jienense no podrá repetir el once del Camp Nou. Los problemas físicos del transalpino Floro Flores provocaron que ayer recayese en la última sesión de entrenamiento y pese a que el club señaló en nota de prensa que iba convocado (no se incluía entre los lesionados), no será de la partida. Algo que el propio futbolista reconoció en las redes sociales. La alternativa es clara: El Arabi, que podrá jugar por fin como referencia arriba y no pegado a banda, donde no se encuentra cómodo. Ello hará que Torje repita en la derecha, donde sobre todo en las dos últimas citas ha ofrecido un rendimiento aceptable.

Enfrente llega un Celta muy motivado, que afronta el duelo como una pequeña venganza tras caer en la primera ronda de los play off de ascenso de la campaña 2010/11. Paco Herrera, que se encuentra sancionado y no podrá estar en el banquillo ni cerca de él, tiene tan sólo una duda en la alineación celeste. Habitualmente fuera de casa viene alineando a tres centrocampistas (Borja Oubiña, Álex López y Natxo Insa), siendo Mario Bermejo en esos casos el sacrificado. Si decide finalmente usar el trivote, Iago Aspas sería el hombre más adelantado y tanto Hugo Mallo como Roberto Lago ganarán importancia en la fase ofensiva.

La sorpresa en la convocatoria gallega fue Quique De Lucas, que pese a tener el alta médica una vez recuperado de sus problemas físicos, se queda en casa junto a Samuel, Joan Tomás y Dani Abalo. Sobre el choque, Herrera señaló que será "un gran examen porque el Granada CF aprieta mucho en casa y no nos dejará pensar. Nos va a costar tener la pelota. Se trata de un buen equipo, con futbolistas de mucha calidad". Respecto a una posible revancha declaró que "para nada se me pasa por la cabeza pensar en ello. Aquel día pudimos ganar la eliminatoria pero no lo hicimos. Es agua pasada", sentenció.

Lo que sí estará asegurado será el ambiente en las gradas. La campaña de reducción de precios a desempleados y jóvenes, la hora del choque y sobre todo las sensaciones que dejaron los de Anquela en su duelo ante el FC Barcelona harán que la instalación del Zaidín presente un gran aspecto de cara a un duelo que no se puede escapar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios