Villar no resuelve ningún interrogante

  • El presidente no desvela sus intenciones de cara a las elecciones de la UEFA ni el sustituto de Del Bosque

El presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF), Ángel María Villar, dejó abierta la posibilidad de optar a la presidencia de la UEFA ante la asamblea anual de la RFEF, que se volcó en reconocer el trabajo de Vicente del Bosque y no se escuchó nada sobre el nombre de su sustituto.

Villar reconoció que algunos dirigentes europeos lo han animado a que presente su candidatura a la presidencia de la UEFA y tras recordar que el próximo día 20 acaba el plazo para poder hacerlo aseguró que "es un gran honor que alguien que representa al fútbol español pueda representar al fútbol europeo".

El mensaje, interpretado por algunos como el anuncio de que piensa hacerlo, fue lanzado en el tramo final de su intervención, en la que dedicó buena parte a elogiar el trabajo de Vicente del Bosque en sus ocho años como seleccionador, y en ningún momento hizo mención a quién puede sustituirlo.

Nadie, tampoco, preguntó por ello cuando hubo ocasión de hacerlo, ni pidió al presidente más claridad sobre sus intenciones en la UEFA, que pueden condicionar las elecciones presidenciales que la propia RFEF debe celebrar en el último cuatrimestre de este año.

"Del Bosque es la piedra angular desde la que se construyó la mejor España de siempre. Es un plus de inestimable valor para la Federación desde que llegó. Lo ha sido por sus triunfos deportivos pero también como ser humano. Le pedí horas después de la eliminación del equipo en Francia que siguiera con nosotros. Él ya tenía decidido no hacerlo. Hemos respetado su decisión y lo hacemos enormemente agradecidos", dijo.

El presidente también habló en público por primera vez de la eliminación de España en los octavos de final de la Eurocopa de Francia. "Ni queremos, ni quiero, ni podemos negar la evidencia. No voy a poner ninguna excusa. Perdimos ante un equipo que ese día fue superior a nosotros, Italia. El fútbol tiene estas cosas", comentó.

Tras aludir a las "grandes dosis de optimismo y la confianza" con las que el equipo llegó a Francia, basada en el "grupo de jugadores y técnicos, en la "calidad" y la "brillante fase de clasificación", Villar admitió que la selección no consiguió el éxito esperado.

Sus palabras sonaron así antes de hacer entrega de la medalla de oro de la RFEF y entregar una placa a Del Bosque en reconocimiento a su trayectoria. "Si me necesitan para algo, cuenten conmigo", dijo el salmantino visiblemente emocionado tras la gran ovación que le dedicaron los asambleístas, que tendrán que seguir esperando para conocer el nombre del nuevo técnico.

La Asamblea cumplió el guión establecido y en poco más de dos horas resolvió el resto del orden del día.

El nuevo seleccionador se estrenará en un partido amistoso contra Bélgica el próximo día 1 de septiembre debido a que el partido previsto contra esta selección se aplazó por amenaza terrorista el pasado noviembre. El choque servirá de preparación al combinado nacional de cara a la fase de clasificación del Mundial de Rusia, donde empezará jugando contra la selección de Liechtenstein.

Además de la aprobación de las cifras económicas de la RFEF, que en 2015 registró un beneficio de 13,7 millones de euros, 12 millones más que en 2014, y tiene un presupuesto de 153 millones para 2016, la Asamblea se solidarizó con las víctimas del atentado registrado la noche del jueves en la localidad francesa de Niza.

"Francia es un país vecino, entrañable y amigo. Su dolor es nuestro dolor, su luto es nuestro luto y lloramos a sus víctimas", concluyó Villar, que preside la Federación desde 1988.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios