Vinokourov opta por la vía de la retirada

  • El kazajo decide irse y asegura que intentará "lavar su honor"

El ciclista kazajo Alexander Vinokourov confirmó ayer en Almaty (Kazajistán) su retirada del ciclismo profesional tras confirmarse su suspensión durante un año por parte de la federación de ciclismo de su país, con motivo del positivo protagonizado en la pasada edición del Tour de Francia, aunque insistió en subrayar su inocencia: "Es una decisión definitiva, abandono la competición. Este deporte ya no me gusta. Cierro la puerta y me voy yo mismo", declaró Vinokourov, de 34 años, tras confirmarse ayer la sanción de un año impuesta por dar positivo en el pasado Tour.

El ex jefe de filas del Astana reconoció que "es triste" terminar así su carrera deportiva, pero se mostró dispuesto a demostrar que no es culpable. "Voy a lavar mi honor", aseguró el ciclista kazajo, que estudiará la posibilidad de acudir a los tribunales.

Alexander Vinokourov criticó, asimismo, la forma de actuación de la Unión Ciclista Internacional (UCI) y las presiones efectuadas por ésta sobre la Federación de Ciclismo de Kazajistán: "Si mis abogados me muestran una sola posibilidad de éxito, iré a por ella. De otro modo no tiraré el dinero para nada", argumentó acerca de la posibilidad de presentar un recurso a la resolución de su caso.

El ganador de la Vuelta a España 2006 alimentó la posibilidad de un posible complot contra él y el deporte de su país, apuntando a diferentes presiones que se ejercieron cuando se creó el equipo Astana. "Hubo gente que empezó a trabajar a nuestras espaldas para evitar que nuestro país estuviera en Europa", añadió.

Por último, Vinokourov, declarado culpable de dopaje por una transfusión sanguínea homóloga realizada en una contrarreloj del pasado Tour que él mismo se adjudicó de forma brillante, descartó que el ciclismo sea "un deporte más sucio que otros como el fútbol o el tenis".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios