Wellens, nuevo líder a falta de una etapa

  • El belga se impuso en la meta de Alcalá de los Gazules y apeó del primer puesto de la general a Poels

Tim Wellens entra vencedor en la meta de Alcalá de los Gazules. Tim Wellens entra vencedor en la meta de Alcalá de los Gazules.

Tim Wellens entra vencedor en la meta de Alcalá de los Gazules. / Román Ríos / efe

Tim Wellens (Lotto Saudal) se impuso en la cuarta etapa de la Vuelta a Andalucía, entre Sevilla y Alcalá de los Gazules (Cádiz), al completar los 195 kilómetros de recorrido en 4:36.25.

Wellens se sitúa líder de la general con este triunfo, con 7 segundos de ventaja sobre Mikel Landa (Movistar), y con 11 respecto a Wout Poels (Sky), que hasta ayer comandaba la clasificación.

Los corredores se mostraron activos desde la salida de la etapa en Sevilla y las escaramuzas se sucedieron en el pelotón hasta que fraguó una escapada formada por Imanol Erviti (Movistar), James Shaw (Lotto Saudal), Sep Vanmarcke (Education First), Julien Duval (AG2R), Guillaume Martin y Marcio Minaard (Wanti), Thomas Boudat (Direct Energie), Delio Fernández (Delko), Lukazs Owsian (CCC), Coen Vermeltfoort (Team Romport), Huub Dujin (Verandas), Jesús Ezquerra (Burgos) y Kyle Murpohi (Rally).

Pero dicha escapada no llegó a buen puerto porque por detrás había intereses importantes en el grupo. El Movistar movió la carrera y en el puerto de Las Palomas Martin y Minnaard se distanciaron del pelotón.

Andrey Amador y Héctor Carretero, del conjunto telefónico, impusieron un ritmo alto en los últimos kilómetros que les permitió dar alcance a los dos ciclistas del Wanty.

Amador, uno de los hombres de confianza de Eusebio Unzué, se mostró fuerte en el trazado y fue eliminando compañeros de fuga con el paso de los kilómetros, hasta que se asoció con Vanmarcke, con el que consiguió una máxima ventaja de 1.50, lo que lo situaba como líder virtual de la prueba.

Por detrás, el Astana y el Sky empezaron a marcar un ritmo frenético con el objetivo de disputar la victoria de etapa en los dos kilómetros de subida, en Alcalá de los Gazules.

Un pinchazo, a falta de 3.000 metros, dejó sin opciones de victoria a Chris Froome, tanto en la etapa como en la general.

Antes de llegar a la localidad gaditana, la aventura de Amador terminó, dando paso a los primeros espadas de la clasificación.

Landa lanzó el ataque en una terreno marcado por el pavés y sólo lo aguantó Wellens, que se benefició de un ligero descenso para conectar con el alavés y afrontar con garantías los últimos 800 metros, con un desnivel del 18%.

Al final, Wellens cantó victoria en un terreno complicado y, de paso, se situó líder de la general a falta de una etapa para acabar la carrera, con 7 segundos de ventaja sobre un bravo Landa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios