De actores secundarios a roles principales

  • Pelle, Eder y Giaccherini se han convertido en fundamentales para Conte

Juegan en el Southampton, en el Bolonia y en el Inter, tres equipos alejados de elite mundial en la actualidad, y a ellos se encomienda Antonio Conte para que Italia pueda doblegar a la defensa alemana. Pocos tifosi esperaban hace semanas que Pelle, Giaccherini y Eder fueran a ser unas armas tan efectivas en la delantera de Italia. El seleccionador, una vez más, asombró al convertir a tres actores secundarios en protagonistas.

El mejor ejemplo de ello es Pelle, un delantero de 30 años que debutó con la Azzurra con 29. Nunca jugó en un equipo de renombre mundial y tras no encontrar sitio en Italia para sus 1,93 metros buscó suerte fuera, en el Az Alkmaar, en el Feyenoord y en el Southampton.

"Pelle es un poco el símbolo de este equipo", lo alabó Conte, el hombre que confío en él. "Es el tipo de jugador que yo quiero tener, un jugador que se sacrifica, que arrastra a los de al lado, que muestra pasión y orgullo cuando viste la camiseta nacional".

Pelle, que nació en Lecce, como Conte, respondió a la confianza de su entrenador en la Eurocopa. Ante España en octavos de final fue de los mejores de su equipo, ganó todos los balones por alto a dos centrales de talla mundial como Ramos o Piqué, corrió, luchó y no dejó de intentarlo hasta que logró el definitivo 2-0.

Pelle, que de pequeño era bailarín y competía, marcó siete goles en los 16 partidos que disputó con La Nazionale. "Siempre soy positivo, es muy raro que haya algún momento en el que no confíe en mí", señaló el delantero de pelo engominado después del partido ante España en París, su hasta ahora mejor actuación con Italia.

Una historia parecida podría contar su compañero en la delantera, Eder, que debutó con Italia a los 28 años. Nacido en Brasil, Eder consiguió la nacionalidad gracias a un bisabuelo italiano, algo que despertó muchas e importantes críticas.

Pero Conte siempre confío en él. Incluso después de que apenas brillara con el Inter en la primera vuelta de la Serie A. El delantero ahora brilla Francia. "Estaba convencido de ello porque siempre tuve la confianza del entrenador", contó Eder en la Eurocopa.

El creer en uno mismo y la fe del entrenador es lo que ayuda en Italia a que jugadores que descartaría cualquier técnico de una gran selección brillen en un torneo como la Eurocopa.

Igual es el caso de Giaccherini, un atacante que marcó ante Bélgica en el debut en la Eurocopa y que después fue vital en el triunfo ante España. Giaccherini, de 31 años y en las filas del Bolonia, ya formó parte de la selección en la Eurocopa de 2012, pero es ahora cuando está viviendo su mejor época en la Azzurra: "Me puse al servicio del equipo y lo doy todo".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios