El alcalde se defiende

  • Torres Hurtado asegura que los que lo abuchearon "no saben lo que dicen o están engañados con mala intención" · El primer edil recuerda que él siempre ha luchado por la supervivencia del club.

Comentarios 7

Tras los abucheos recibidos el pasado domingo durante la celebración del ascenso del Granada CF en el balcón principal del Ayuntamiento, el alcalde de Granada, José Torres Hurtado, salió ayer a la palestra para defender su gestión respecto al club rojiblanco. El primer edil indicó que él que es "muy viejo en política" y por tanto está "acostumbrado a que la gente exprese cosas que -según dijo- o no saben lo que dicen o los han engañado intencionadamente".

Los aficionados que se concentraron el pasado domingo en la plaza del Carmen casi no dejaron hablar al alcalde y reprobaron sus palabras. Torres Hurtado decidió interrumpir su discurso y dejó el micrófono a los jugadores y a los miembros del club. Se pudo comprobar que estaba afectado por esos abucheos.

El alcalde de Granada ha querirido recordar que, a su juicio, tanto su partido como él han luchado por el Granada CF. En este sentido, aludió a la defensa que el equipo de gobierno local, del PP, y él mismo han hecho del equipo cuando "hubo mociones en plenos en las que se pidieron que no dejaran jugar en el estadio de los Cármenes al GranadaCF", que "hubiera sido igual que matarlo". Se refería a cuando se desató la polémica por la compra de la plaza del Ciudad de Murcia por parte del Granada 74. Al final el club presidido por Carlos Marsá tuvo que exiliarse a Motril para disputar su partidos como local en el estadio Escribano Castilla.

Torres Hurtado hizo mención también en su encuentro con los periodistas a que "hubo empresarios que hicieron un equipo para sustituir al Granada CF" y otros "vinieron de otras provincias con otro equipo para matar al Granada" y "mi grupo político y yo decidimos que eso no iba a pasar y que si se tenía que morir -en referencia al equipo rojiblanco- que lo hiciera de manera natural" y no "provocada".

Se siente molesto por todo lo que ocurrió el pasado domingo durante la celebración del ascenso por el regreso a Primera División después de 35 años. No entiende los abucheos de la afición, que entre otros asuntos le reprochan que no haya puesto en marcha el proyecto para cerrar las cuatro esquinas del estadio de Los Cármenes. Eso lo interpreta como "un absoluto desconocimiento de las cosas o a una maldad", si bien preferió no quedarse con ninguna de las dos opciones.

Por su parte, Enrique Padial, el pregonero este año de las fiestas del Corpus, se encargó de echar más leña al fuego antes de pronunciar su discurso en el salón de plenos del Ayuntamiento. El reconocido pintor granadino calificó a Quique Pina como "chusma, chusma y chusma". Visiblemente enfadado no se cortó cuando se refirió al mandatario del Granada CF. "El problema del equipo granadino es que tiene un presidente que es un chusma. Lo diré cuantas veces sea necesario. El domingo escuché cosas en el balón del Ayuntamiento que son inaceptables y yo desde mi libertad lo digo así", indicó.

Durante el pregón que pronunció unos minutos después, Enrique Padial ya no volvió a hacer mención al presidente del Granada CF, Quique Pina, como había anunciado ante los periodistas que iba a hacer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios