Una ampliación 'low cost'

  • El estadio Los Cármenes ganará 2.600 butacas para el comienzo del campeonato · 1.600 saldrán de reducir el espacio entre asientos, aunque la Junta debe aprobarlo · Se colocarán otras 1.000 en espacios vacíos.

El estadio Los Cármenes lucirá con 2.600 nuevas butacas en el primer partido liguero en Primera División. El aforo alcanzará las 19.000 localidades para esa fecha y todavía quedará por delante la remodelación de las esquinas, lo que finalmente dejará la capacidad, aproximadamente, en 22.000 asientos. Todo lo dicho, claro, si los planes salen tal y como los ha programado el Ayuntamiento, los plazos se cumplen y el único organismo que puede impedirlo, la Junta de Andalucía, da su consentimiento. 5.700 nuevas butacas para no volver a tocar el estadio en años y una primera fase de la ampliación  a estilo low cost, basada en reducir la distancia entre los asientos para que quepan más espectadores.

Los 50 centímetros que actualmente distan entre el eje de un asiento y el de su vecino se quedarán en 47, una vez que los operarios acometan la ardua tarea de desmontar una por una cada butaca de las actuales, para volver a montarla con tres centímetros de diferencia. Si los encargados han hecho bien las cuentas, salen algo más de 1.600 nuevas localidades.

El alcalde probó ayer la reordenación de los espacios junto a varios peñistas, ex futbolistas del club y también ex directivos, una mínima comitiva para una responsabilidad máxima, pues Torres Hurtado no se cansó de insistirles en la importancia de la opinión que debían dar. "Yo no voy a arrastrar con la responsabilidad de hacer algo que vale mucho dinero y que luego encima de todo la gente esté cabreada. Así que, tranquilos, pensadlo bien, que esto vale 300.000 euros la broma. Se hace, encantado, pero luego no vayamos a hacerlo y que nos encontremos a la gente diciendo "¡Vaya lo que ha hecho el alcalde!",  les espetó el edil, casi con tono paternal, a los 'opinadores'. Y lo cierto es que, más allá de alguna broma que venía a cuento y al detalle de que no es lo mismo probar los asientos en verano que en invierno, cuando el volumen aumenta considerablemente por la ropa, nadie levantó la voz para advertir de que aquella no podrá ser. Tampoco los peñistas representados, que no se opondrán a una medida que se acometerá de forma inminente.

Para ello, no obstante, tiene que pronunciarse la Junta, a la que desde el consistorio se le ha remitido una petición para que haga una excepción y permita acercar los asientos. Según la Ley de Espectáculos Públicos, la distancia entre las sillas debe ser de 50 centímetros como mínimo, aunque la FIFA no se opone a que sea menor.

El club, a través de Pedro González Segura, se mostró partidario de que "si queremos adaptarnos de una forma rápida a las necesidades del estadio, todos tendremos que hacer un esfuerzo, cualquier medida que se tome para ampliar el aforo, indudablemente la vamos a ver como positiva. Aunque tenga sus inconvenientes, le pedimos a los socios y aficionados que se hagan cargo de la situación que hay y todos hagamos un esfuerzo para adaptarnos a la Primera".

Además de los 1.600 reseñados, el Ayuntamiento instalará otros 1.000 asientos en los anillos medio y superior del estadio, ganándole varias filas a los pasillos.

Torres Hurtado, con la habilidad que le caracteriza, implicó en el test de ayer  al propio club y a los aficionados, "los que lo van a disfrutar", recalcó en varias ocasiones. Él dejó claro que "no tendría problema en ver el fútbol ahí, estaría cómodo, porque no soy de los forofos y de los que dan saltos". El resto... el resto de aficionados ya se verá.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios