El ascenso, a un solo paso

  • Bautista da a España el punto decisivo y deja el regreso al Grupo Mundial a una eliminatoria Conchita hace debutar a Carreño y tampoco falla

Roberto Bautista le dio a España el decisivo punto en su eliminatoria de Copa Davis ante Rumanía tras ganar a Florin Mergea (4-6, 3-6 y 2-6), por lo que el conjunto nacional podrá pelear en septiembre por lograr el deseado ascenso al Grupo Mundial.

No necesitó más que una hora y tres cuartos el castellonense para obtener la victoria ante Mergea, que asumió el papel que debía tocarle a Marius Copil y que no pudo desempeñar por una lesión en el abdomen. Venció con holgura en tres sets y le dio a España la posibilidad perdida hace un año en Vladivostok, ante Rusia, de disputar el play off (del 16 al 18 de septiembre) de regreso a la élite del tenis mundial.

La eliminatoria se antojaba sobre el papel más fácil de lo que fue en realidad y tras la derrota del sábado en el dobles el primer partido de la jornada del domingo era clave. El número 15 del mundo tenía toda la responsabilidad para no tener que disputar un quinto choque que hubiese sido de infarto.

El primer set se le complicó a Bautista, que tuvo que remar a contracorriente cuando su rival se puso con 4-2 tras romperle el saque. Sin embargo, supo levantarse y se adjudicó los cuatro siguientes juegos con solvencia, incluyendo dos breaks.

En el segundo parcial se vio a un Bautista más cómodo, no sólo ayudado por el buen juego que estaba realizando sino también por los errores de su rival. De hecho, el tenista levantino no volvió a ceder ningún saque más ante Mergea, pero sí que le rompió el suyo para ponerse con 2-4 y defender su situación para poner el segundo set en su casillero.

No pudo empezar de mejor manera la tercera manga para el español, que le rompió el primer saque al rumano nada más empezar. Crecido por este inicio se puso con un 1-5 que sería definitivo. Bautista acabó cerrando el partido con un claro 2-6 que le vale a España para intentar volver a la élite de la Copa Davis.

La capitana del equipo, Conchita Martínez decidió entonces darle la oportunidad al debutante Pablo Carreño ya con el triunfo asegurado. Feliciano López, fatigado tras jugar el viernes y el sábado vio desde la silla cómo su compañero se impuso también en el quinto e intrascendente encuentro a Adrian Ungur por 3-6 y 6-7 (5), una alegría más en la misma semana que cumplía 25 años. "Ha sido una semana fantástica que no olvidaré nunca. Es un sueño hecho realidad", indicó.

El trámite se cumplió en Cluj, al contrario que en 2015, y los fantasmas de Vladivostok se esfumaron. Ahora queda esperar rival y confiar en que, tras cinco salidas seguidas, el ascenso se jugará sobre tierra española.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios