La ausencia de presión ha liberado a los jugadores

  • Desde que se dio por perdido el objetivo se juega mejor

El Granada CF lleva dos partidos jugando muy bien. Justo desde que dio por perdida la Liga por la mayoría cuando se cayó en casa ante el Lucena y la distancia con el corte parece insalvable. No sé si esa ausencia de presión ha liberado a los jugadores y por eso juegan ahora más deshibinidos, o si ha influido el cambio de sistema por parte de Óscar Cano, quien ha pasado a utilizar un 4-1-4-1 que se convierte en 4-3-3 en ataque. Los jugadores parecen más cómodos y al gran partido visto en Baza se unió ayer una primera parte de ensueño. Lo hicieron tan bien y vieron el partido tán fácil que en la segunda mitad se relajaron tanto que la falta de tension propició un último tirón del Lorca, que a punto estuvo de costar un disgusto. Las eliminatorias de ascenso están dificilísimas. A siete puntos, cuando sólo restan dieciocho por disputarse. Se van a echar de menos los de tantos sitios... Pero de nada vale echar la vista atrás. Ahora sólo vale ganar al Mazarrón y volver a buscar la complacencia de los resultados de los rivales. Pero lo de ayer demuestra lo que podía haber sido la temporada. Y lo que finalmente no ha sido. Los errores se pagan. A expensas de un milagro, la leve llama de la esperanza que aún se mantiene encendida para algunas -yo soy más escéptico en este caso- debe servir para dar algo de interés. Aunque, claro, no vendría mal que los directivos se implicaran en el asunto y cumplieran con sus compromisos de pago. Sobre todo el presidente. Ayer, los jugadores nos confirmaron que tras su comunicado, aún nadie de l directiva se ha acercado para decir nada de forma oficial, ni una fecha de pago ni una palmadita en la espalda siquiera. Muy triste.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios