El balonmano femenino español, una hazaña sin márketing

  • El equipo que dirige Jorge Dueñas ha hecho historia al clasificarse para las semifinales.

Comentarios 2

Les pintaron la cara, las catalogaron como "guerreras" e intentaron convertirlas en un boom de Twitter, pero ellas pensaban sólo en una hazaña olímpica: la selección española de balonmano femenino demostró en Londres 2012 que su éxito no responde a una operación de márketing. "Hemos aprendido a madurar muchísimo. Este equipo se ha tenido que enfrentar a muchas adversidades y siempre ha sabido reponerse. Todas sabemos para qué estamos", afirmó Marta Mangue, quizás la gran referente del equipo.

Las jugadoras del balonmano español jugarán el jueves contra Montenegro en las semifinales del torneo olímpico y tendrán la posibilidad de asegurarse la primera medalla de su historia en su tercera participación olímpica. Dirigidas por Jorge Dueñas, están a punto de ponerle un broche soñado a cuatro años de evolución constante en la especialidad y a un torneo con demasiadas complicaciones. "Seguimos siendo un equipo humilde, pero es verdad que los rivales nos han visto más y ya nos conocen más", dijo el entrenador Dueñas al principio del certamen. Hasta el momento, los hombres acapararon toda la atención del balonmano español con sus medallas de bronce en los Juegos de Atlanta 1996, Sydney 2000 y Pekín 2008 y con el título mundial conseguido en 2005.

A raíz de los buenos resultados de las españoles en los últimos años, la Federación Española de Balonmano (RFEBM) impulsó una campaña de marketing unos meses atrás con la idea de promover la imagen del combinado nacional femenino. Antes del preolímpico de Guadalajara, las jugadoras españolas aparecieron en un video con las caras pintadas y recibieron el rótulo de "Guerreras Olímpicas". Así y todo, las representantes de la selección española tuvieron siempre claro que la mejor manera de acaparar la atención del público era con buenos resultados deportivos. "Supimos concentrarnos en la importancia que tenían estos Juegos Olímpicos. Se formó un grupo único y todas luchamos por el mismo objetivo. Creemos mucho en nosotras y eso es gran mérito del equipo de entrenadores", aseguró Jessica Alonso.

Para llegar a las semifinales olímpicas, las jugadoras españolas tuvieron que transitar un camino con demasiados obstáculos. Desde el inicio, España debió sobreponerse a la ausencia de Nerea Pena, elegida como mejor lateral zurda del último Mundial, y quien no llegó a recuperarse de una lesión de ligamentos en la rodila. Como si fuera poco, Carmen Martín, una de las piezas clave del equipo, sufrió la rotura de un ligamento lateral en el cuarto partido del grupo contra Suecia y debió despedirse del torneo.

El equipo de Dueñas sacó a flote su espíritu de lucha y se mantuvo en una zona compartida con rivales como Corea del Sur (bronce en Pekín), Noruega (actual campeón mundial, europeo y olímpico), Francia (subcampeón del mundo), Suecia (subcampeón de Europa) y Dinamarca (oro en los Juegos de Atlanta, Sydney y Atenas). "Nos dimos cuenta de que la clave está en nuestra manera de defender. Cuando nos armamos bien, no hay nadie que nos pueda ganar", dijo Macarena Aguilar, quien añadió: "Lo más importante es el buen rollo que hay entre nosotras. Tenemos ese plus que nadie tiene y que lo sacamos nadie sabe todavía de dónde".

España accedió a la segunda fase como tercera clasificada de su zona y luego batió el miércoles a Croacia en los cuartos de final. La actual generación cosecha hasta el momento un subcampeonato europeo en 2008 y un tercer lugar en el Mundial 2011. Quedan dos partidos en Londres 2012 y las representantes femeninas del balonmano español, las mismas que eligieron no acudir a la mediática ceremonia de apertura de los Juegos, sólo quieren probar el sabor de una proeza olímpica.

Etiquetas

más noticias de DEPORTES Ir a la sección Deportes »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios