No basta con jugar bien, ganar importa más

  • El Granada CF de Braojos practica un fútbol más ofensivo y eso ha animado a los aficionados · La remontada debe empezar ya porque los de arriba se escapan

Resulta curioso que los que asistieron el pasado sábado a Los Cármenes salieran del campo con orgullo y satisfacción por el espéctaulo que habían presenciado. Y me refiero a que resulta llamativo que se fueran a su casa contentos después de que su equipo no hubiera ganado. Es algo poco habitual y la razón hay que buscarla en el juego ofensivo, la calidad y la ambición que mostraron dos equipos históricos concebidos para luchar por el ascenso de categoría. Daba la sensación que aquello no era un partido de Segunda División B, parecía de un escalón superior. El único pero que cabe poner es que no se sumaron los tres puntos, algo que se podría perdonar si los rojiblancos no tuvieran tal déficit de victorias en la clasificación. Esos triunfos también los necesita el Granada 74, que recibió su primera goleada de la temporada en su visita a Cuenca.

l MEJORÍA SIN PREMIO

Son tres jornadas las que lleva Pedro Pablo Braojos al frente del equipo y aún no conoce la victoria. Es palpable que se ha producido una mejoría en el juego con el relevo en el banquillo. Así se observó en Sevilla ante el Betis B y el otro día frente al Cádiz. En eso todos coincidimos, pero falta lo más importante. Son cinco semanas ya sin ganar y eso se hace muy difícil de sobrellevar. Los rivales no perdonan y las distancias con la cabeza se hacen mayores cada jornada que pasa. Con sólo dos triunfos en en once jornadas se ha agotado gran parte del margen de error y no caben muchos más fallos para poder estar arriba al final de la competición regular.

l POSICIÓN PELIGROSA

Después de tirarse más de un mes sin ganar es lógico que el Granada CF haya caído hacia los puestos peligrosos. Ya ocupa posición de promoción de descenso y cuenta con los mismos puntos que el Écija, penúltimo clasificado. La dinámica negativa hay que frenarla cuanto antes porque se hace duro ver al equipo en la zona baja. La reacción no se debe hacer esperar más.

l PUNTO NEGRO

Las sensaciones en cuanto al juego son buenas, se utilizan las bandas, de esa forma hay más llegada al área y se generan más oportunidades de gol. Por eso se han marcado cinco goles en las dos últimas jornadas. Pero el punto negro está en el apartado defensivo. Y no me refiero al trabajo de los zagueros. Más bien en las jugadas a balón parado. Écija, Antequera, Betis B y Cádiz han aprovechado esa deficiencia que afecta al Granada CF para marcarle. Eso está costando muchos puntos y es algo que se deberá corregir cuanto antes. Con esos fallos se tira por tierra el buen trabajo ofensivo. Cinco goles encajados en los dos últimos partidos son muchos para un equipo que aspira a lo máximo. La concentración en ese tipo de jugadas se antoja imprescindible y Pedro Pablo Braojos deberá ensayar con eso en las sesiones de entrenamiento para que se corte la sangría.

l ENEMIGO MENOR

La próxima cita es en Marbella y ahí debe empezar a cimentarse la remontada. Ya se ganó la temporada pasada y con ese recuerdo se va a afrontar la cita de la siguiente jornada. Enfrente habrá un rival de menos calidad que el Cádiz y si se juega de la misma manera que estas dos últimas semanas habrá opciones de conseguir por fin una victoria después de la sequía del mes de octubre. Son siete los partidos que quedan de aquí a final de año y sólo cabe pensar que hay que sacar el mayor número posible de puntos para recuperar parte del terreno perdido. Ya no vale sólo con jugar bien, es imprescindible que empiecen a llegar las victorias. En caso contrario la temporada se haría muy triste. Luchar por asegurar la permanencia no se le pasa a nadie por la cabeza. Por eso hay que reaccionar cuanto antes.

l SENSACIÓN NEGATIVA

Casi ninguna conclusión positiva se puede obtener de la última jornada para el Granada 74. Cuando se encaja una goleada sólo queda hacer examen de conciencia para que no se vuelva a repetir. Miguel Rivera no se mordió la lengua y calificó de desastroso el partido que realizó su equipo. No le gustó la actitud que vio sobre el terreno de juego. El sistema defensivo no funcionó y tampoco el ofensivo. Una imagen penosa que lo convirtió en una presa fácil para el Conquense. Las bajas de las últimas semanas le están pasando factura al equipo y acude con lo puesto a los partidos. La zona peligrosa está demasiado cerca y habrá que apretar para escalar puestos. Son ya cuatro las jornadas sin ganar y eso se hace duro. La recuperación de Capa, el máximo goleador del '74', se antoja clave para que se produzca la reacción esperada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios