La clausura de los telesillas

La clausura de los telesillas La clausura de los telesillas

La clausura de los telesillas

Adiós a los Mundiales... otra vez. Sierra Nevada 2017 echó el telón con la ceremonia de clausura celebrada sobre la misma línea de meta de la pista de slopestyle entre la emoción propia de la ocasión y alguna que otra anécdota. Los fastos de la celebración se recordarán por dos anécdotas con los telesillas mientras hablaban tanto María José López, secretaria general de Cetursa Sierra Nevada, como el consejero de Turismo y Deporte, Francisco Javier Fernández. A la dirigente de la empresa pública le cayó un buen pegote de nieve procedente de una tabla en el micrófono y la mesa. Salió del paso con una sonrisa y una frase lacónica y simpática: "Esto son cosas del directo".

Mucho más fácil se lo pusieron al dirigente de la administración autonómica. Con todo el mundo en silencio segundos antes de su comparecencia, un usuario de la estación que pasaba justo por encima aprovechó para saludar a los presentes y añadir: "Enhorabuena por estos pedazos de Mundiales". Entre las risas del público y la prensa, Fernández aprovechó la inercia para arrancar diciendo que "me ha quitado las palabras de la boca".

La ceremonia contó con la presencia de todos los voluntarios y de Suly, la mascota de la estación, que bajó esquiando como antesala a un descenso de voluntarios con trajes folclóricos y banderas. El personal de Cetursa también entró en escena, incluyendo los conductores de las máquinas que mueven la nieve al mando de los titánicos monstruos de acero bañados en rojo.

Nadie quiso perderse una ceremonia alegre por cuanto han supuesto los Mundiales para la estación, pero triste por ser la última imagen de la ilusión blanca. El encargado de clausurar los Campeonatos fue el miembro del consejo del FIS Eduardo Roldán, quien destacó el "gran éxito deportivo y de organización" y "la calidad de las infraestructuras y pistas de Sierra Nevada". Roldán transmitió las felicitaciones de Gian-Franco Kasper, presidente del FIS. Previo a ese momento llegó la bajada de las banderas de España y de la FIS, portada por May Peus. Peus entregó el estandarte a María José López que, a su vez, se lo pasó a Eduardo Roldán, y éste al representante de Park City (EEUU), sede en 2019 de la próxima edición.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios