Mundial de Clubes

Hacia otra conquista mundial

  • El Real Madrid espera no tener problemas para estar en su segunda final consecutivo del torneo

  • El Al Jazira de Emiratos Árabes Unidos ejerce como local, pero no debe ser rival

Los jugadores del Madrid en el entrenamiento Los jugadores del Madrid en el entrenamiento

Los jugadores del Madrid en el entrenamiento / Efe

El Real Madrid iniciará hoy su camino hacia la conquista del Mundial de Clubes con el choque ante el Al Jazira de Emiratos Árabes Unidos, un rival que a pesar de tener a todo un país detrás no debería inquietar al campeón europeo.

El conjunto de Zinedine Zidane está muy cerca de completar una temporada casi perfecta después de ganar sucesivamente la Liga de Campeones, la Liga española y las Supercopas de Europa y España. Sólo se le escapó la Copa del Rey y ahora espera cerrar con un "semipleno" de éxitos el mejor año de su historia.

El Real Madrid llega a la cita inmerso en un momento confuso por su irregular trayectoria en la Liga, a ocho puntos del Barcelona, y la Liga de Campeones, donde quedó segundo de grupo y se vio abocado a jugar una terrible eliminatoria de octavos de final ante el Paris Saint-Germain.

Al menos, se dio el gusto de divertirse en la última jornada del torneo al ganar 5-0 al Sevilla después de recuperar las mejores sensaciones. Zidane desea sostener esas buenas vibraciones para conquistar el torneo mundial y encarar con energías renovadas el vital partido del 23 de diciembre ante el Barcelona.

Con el clásico español aparcado por el momento, el Real Madrid llegó a Abu Dhabi con todo su plantel y las únicas dudas de Bale y Varane, dos inquilinos muy habituales de la enfermería blanca. Zidane tendrá mucho para elegir y la cuestión es ver si ante un rival como el Al Jazira apuesta por incluir variantes o si alinea a su equipo favorito, el que ganó la última Liga de Campeones ante la Juventus por un contundente 4-1 si Varane está a punto.

De lo que nadie duda es de la presencia de Cristiano Ronaldo. La pasada semana logró su quinto Balón de Oro y ante el Sevilla fue autor de un doblete en un choque en el que demostró que ya se va a acercando a su mejor forma.

El Al Jazira intentará estirar el sueño. Invitado por la organización, derrotó en la ronda previa al Auckland City por 1-0 y en cuartos se deshizo del campeón asiático, el Urawa Red Diamonds, por idéntico resultado. Esta vez el reto será mucho mayor para los dirigidos por el holandés Henk ten Cate, pero el equipo confía en sus posibilidades.

"No jugamos como el Al Jazira, jugamos como si fuéramos Emiratos Árabes Unidos", señaló el delantero Ali Mabkhout, autor del gol que lanzó al equipo a las semifinales del torneo. "Sabemos que el Real Madrid es el mejor equipo del mundo y eso es un estímulo para todos los futbolistas".

Las estrellas del modesto equipo son el portero Ali Khaseif y el defensor Musallem Fayez, dos jugadores que contribuyeron en gran medida a que el Al Jazira alcanzara a semifinales sin recibir un gol. Su objetivo ante el Real Madrid será el mismo: mantener la puerta a cero y salir con rápidos contraataques.

Pero a pesar de su moral y el aliento de la grada, sería una enorme sorpresa no sólo que el campeón de Europa no ganara, sino que tuviera alguna dificultad para hacerlo. El reto del Real Madrid es convertirse en el primer club que gana dos ediciones seguidas del Mundial de Clubes para ganar su tercera corona tras las de 2014 y 2016.

Sólo hay un equipo con tres, el Barcelona, que ganó las ediciones de 2009, 2011 y 2015, aunque el equipo blanco también cuenta con tres títulos de la antigua Copa Intercontinental, conquistados en 1960, 1998 y 2002.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios