Si no hay controladores aéreos no hay fútbol

  • Aplazado Se suspende el Tenerife-Granada que debía jugarse esta tarde en la isla ante la imposibilidad de que el club rojiblanco y el trío arbitral se desplazaran

Los daños colaterales del conflicto con los controladores aéreos alcanzaron de lleno al Granada CF y al CD Tenerife, que debían medirse esta tarde sobre el verde del estadio Heliodoro Rodríguez López y que no podrán hacerlo ante la imposibilidad de que la expedición rojiblanca se desplazara a las islas. Fueron la Federación Española (RFEF) y la Liga de Fútbol Profesional (LFP) los que comunicaron la decisión definitiva al club rojiblanco al filo de las 13:00 horas, una vez que confirmaron que ni el equipo granadinista ni el trío arbitral, que debería haber salido desde Asturias, podían desplazarse. Las partes han quedado emplazadas para el martes con la intención de designar una nueva fecha para la disputa del partido, que debe jugarse obligatoriamente antes de que comience la segunda vuelta, el 30 de enero.

David Navarro, gerente y delegado del equipo en sus partidos, mantuvo conversaciones telefónicas desde primera hora de la mañana con Carlos del Campo, secretario general de la LFP, y con Jorge Pérez, homólogo de éste en la RFEF. Paralelamente, el equipo rojiblanco se ejercitó a las órdenes de Fabri en los Campos de Antonio Sánchez, ensayo tras el que los convocados para el desplazamiento se dirigieron hacia Los Cármenes, desde donde la expedición debía partir a las 14:00 horas. Para ese momento el aplazamiento del partido ya era oficial, por lo que la expedición no llegó a iniciar el camino hacia el aeropuerto de Málaga, desde donde tenía previsto partir en vuelo directo a Tenerife a las 17:00 horas.

Pese a que por la tarde se reabrió el espacio aéreo y empezaron a operar vuelos, la suspensión del choque tenía un carácter definitivo desde que se decretó y pese a que el Granada CF podía interesarle que se jugara con inmediatez -dado el número de bajas que presentaba su oponente-, el propio club lo descartó.

Los clubes tienen que ponerse ahora de acuerdo, con el visto bueno de la LFP y la RFEF, organismos que serán los encargados de designar la nueva fecha en el caso de que el Granada y el Tenerife no alcancen un entendimiento. En el club rojiblanco tienen claro tanto la fecha en la que más les interesa jugar como que las vacaciones navideñas para futbolistas y técnicos son intocables y deben respetarse. Cuando ni el Granada ni el Tenerife quieren jugar es entre el 19 de diciembre y el 2 de enero, periodo comprendido entre el último partido de 2010 y el primero del nuevo año, destinado gran parte del mismo para vacaciones. No obstante, los medios canarios especulaban ayer con que el choque se podría disputar el 22 de diciembre, o bien el 5 de enero, fecha que es la que parece más probable, pues no desagradaría ni a uno ni a otro. También parece descartado que se pueda jugar antes del parón navideño, ya que después del próximo partido en casa ante el Nástic el equipo afrontará un desplazamiento largo a Huesca, por lo que viajar entre semana a Tenerife podría ser perjudicial.

Si fuera por el Granada, jugaría esta misma semana, a poder ser mañana lunes mismo, aunque parece altamente improbable y el propio club prácticamente lo descarta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios