La defensa de España ahoga a Grecia (80-72)

  • La selección española se impone gracias a una fuerte defensa en zona en la segunda mitad y el miércoles jugará los cuartos contra Serbia.

Comentarios 5

España derrotó a Grecia por 80-72 gracias a una fuerte defensa en zona en la segunda mitad y el miércoles se medirá en los cuartos de final del Mundial de baloncesto de Turquía a Serbia, que se impuso a Croacia.

Juan Carlos Navarro y Rudy Fernández lideraron el juego de conjunto del campeón del mundo ante el combinado griego, al que ha superado en los últimos cinco grandes torneos. En los cuatro anteriores, España logró dos medallas de plata y dos de oro. Poco tuvo que ver la España dubitativa de Esmirna con la enérgica y colérica de Estambul, que basó su triunfo en una defensa en zona para la que Grecia, con un mal día en el tiro, no encontró soluciones.

Contrariamente a lo que se podía pensar, incluido el técnico español, Sergio Scariolo, el partido empezó con un gran ritmo anotador, también por parte de Grecia, que metió las dos primeras canastas, respondidas por Juan Carlos Navarro, que anotó cuatro puntos seguidos. La dolencia en la espalda que le impidió jugar ante Canadá parecía superada.

A España le conviene el ritmo elevado y que los ataques se impongan a las defensas. Por ello, se sintió cómoda en el intercambio. A Dimitris Diamantidis y Vassilis Spanoulis les daban réplica Navarro, Jorge Garbajosa y Marc Gasol. El pivot español taponó en dos ocasiones a Sofoklis Schortsanitis, de más peso pero menos altura que Gasol. El griego, impotente, fue sustituido por Ioannis Bourousis. No había descanso para los hombres altos de España. Grecia no anda escasa de centímetros.

Los helenos se escaparon 17-11, la máxima renta, pero la segunda línea española, el equipo suplente, respondió con triples de Alex Mumbrú, de Sergio Llull y de Raúl López, que puso por delante a España 20-19 a falta de 35 segundos. Felipe Reyes, en el último suspiro, puso el 22-19 para el campeón del mundo con el que se acabó un frenético primer cuarto. Los triples de España, arma casi inofensiva en la primera fase del Mundial, habían sido letales para el aro griego.

Sin Gasol tampoco mejoró la vida de Schortsanitis, frenado igualmente por Fran Vázquez y una buena defensa de ayudas. El pivot español estaba además inspirado en ataque. España planteó una defensa en zona a los dos minutos del segundo periodo que hizo daño a Grecia, incapaz de meter un triple en los primeros 20 minutos. Una canasta de Ricky Rubio a 6:30 minutos puso un 28-21 para España. Pero cuatro puntos seguidos de Nikos Zisis y la primera canasta de Schortsanitis en el partido nivelaron el marcador.

España dio otro tirón con un triple de Navarro y una canasta de Gasol tras asistencia de Rubio, mucho más entonado en ataque que en los anteriores partidos y freno del temible Spanoulis en defensa. Dos tiros libres de Rudy Fernández pusieron un 37-29, máxima renta de España, que permitió sólo 12 puntos a su rival en el segundo cuarto, terminado con 37-31. En un cuarto con menor ritmo de juego y tanteo, el campeón, con una actitud y energía diferentes a las de Esmirna, también se imponía.

El partido seguía vivo y eso se encargo de recordárselo a España su rival, que logró un parcial de salida de 7-0 que le dio de nuevo el mando con un defensa mucho más dura y con Schortsanitis mandando en la pintura por primera vez. Los triples griegos tardaron, pero llegaron juntos. Dos de Diamantidis y uno de Antonis Fotsis sirvieron para que Grecia se pusiera por delante y hasta se escapara de seis (51-45), la máxima ventaja que había tenido.

Pero España reaccionó y selló el cuarto con un parcial de 7-0, por lo que se fue por delante (52-51), ayudado también por la recuperada defensa en zona. Diamantidis quiso romper la zona con un triple nada más empezar el último periodo. A pesar de eso, España siguió confiando en ella. Los suplentes derrocharon energía en esa variante y anotaron en transición, lo que aumentó la fe en su labor.

España se escapó de cuatro (61-57). Grecia no podía romper la zona. Buscaba triples que no encontraba. Rudy Fernández se echó a la espalda a su equipo con cinco puntos seguidos y España, con dos recuperaciones gracias a su activa e infranqueable defensa, se escapó 65-57 a 2:48 para el final. A Grecia se le agotaba el tiempo. Reyes puso a España diez arriba y un triple de Navarro casi selló el partido a 1:41. Los helenos soñaron con seis puntos seguidos que abrían el partido (72-68) a un minuto. Pero Rubio y López sellaron el triunfo desde el tiro libre.

FICHA:

ESPAÑA: Rubio (6), Navarro (22), Fernández (14), Garbajosa (5), Gasol (3); López (5), Llull (9), Mumbrú (3), Reyes (6), Vázquez (6).

GRECIA: Zisis (16), Spanoulis (12), Diamantidis (16), Fotsis (12) y Schortsanitis (13); Bourousis (2), Calathes (1), Perperoglou (0), Tsartsaris (0), Printezis (0).

Árbitros: José Aníbal Carrión (Puerto Rico), William Gene Kennedy (EEUU) y Reynaldo Mercedes Sánchez (R. Dominicana)

Pabellón: Sinan Erdem Arena (Estambul). Capacidad: 15.000 espectadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios