Las demandas contra el Chapecoense ponen en jaque su futuro

  • Aunque el club se recuperó deportivamente rápido tras el trágico accidente, gran parte de su porvenir se decidirá en los juzgados con las demandas de los familiares de los fallecidos.

Una bandera del Chapecoense sobre el césped del estadio del club. Una bandera del Chapecoense sobre el césped del estadio del club.

Una bandera del Chapecoense sobre el césped del estadio del club. / EFE

El Chapecoense logró una rápida recuperación en el plano deportivo después del accidente del año pasado, pero gran parte de su futuro institucional se definirá en los tribunales laborales de Brasil después de las demandas que presentaron las familias de los futbolistas y dirigentes fallecidos.

Desde el accidente, fueron creadas dos asociaciones de familiares de víctimas del vuelo 2933 de LaMia: una es la Asociación Brasileña de la Víctimas del Accidente con Chapecoense (Abravic), que tiene funciones de soporte y asistencia a los familiares de las víctimas; la otra es la Asociación de los Familiares y Amigos de las Víctimas del Vuelo de Chapecoense (Afav-C), encargada de las demandas de trabajo contra el club y contra la empresa aérea.

Marcel Caminos es el abogado que representa a seis familias víctimas del accidente -las de los jugadores Bruno Rangel, Lucas Gomes, Ananias Monteiro, Guilherme Gimenez, Ailton da Silva y José de Paiva- en sus demandas en los tribunales laborales contra el club del sur de Brasil y opina que la entidad no se comportó de forma solidaria con las familias.

"Nunca pagaron nada más allá de lo que estaban obligado de forma inmediata por ley. (Los directivos del club) dicen una gran tontería, que es afirmar que pagaron el seguro; pero los que pagan ese dinero son las aseguradoras, no Chapecoense. Hicieron el seguro porque es una exigencia legal, no porque sean buenos", detalló a dpa el abogado.

La responsabilidad del Chapecoense con los jugadores y miembros del cuerpo técnico está determinada por la ley 9615/98, que regula la actividad deportiva profesional en Brasil. El abogado añade que el Chapecoense pagó las rescisiones contractuales de los deportistas que perdieron la vida en el accidente, pero que nunca se esforzó para indemnizar a las familias de las víctimas por el daño moral.

El letrado explica que las demandas presentadas en los Tribunales de Trabajo son individuales y no colectivas. Además, subraya que todos los procesos pueden llevar años, ya que aún se tramitan en primera instancia y debe haber muchas apelaciones de ambas partes hasta que se dicte una sentencia definitiva.

Caminos señala que para él no es posible determinar el monto de dinero por el que el Chapecoense está siendo demandado, ya que todo depende del contrato de cada jugador y su tiempo de duración.

"Hay muchas cuestiones que litigar. Integrar el contrato de trabajo legal del atleta con el de cesión de imagen para acciones de marketing del club, el daño moral por la muerte, la pensión vitalicia, el lucro cesante de cada futbolista, que toma en consideración el promedio de edad de cada jugador", enumera Camino algunas de las cuestiones legales que la Justicia laboral deberá determinar.

"El club nunca demostró ningún interés de acercarse a las familias o a nosotros (los abogados) para hacer algún tipo de acuerdo" puntualizó.

De esta forma, el futuro institucional del club se presenta difícil cuando, según diversos gestores deportivos de Brasil, el Chapecoense era uno de los mejores clubes administrados de país.

Amir Somoogi, uno de los consultores del mercado deportivo más respetados de Brasil, siempre destacó la buena gestión del humilde club y la considera un ejemplo, pero sabe que ante las demandas su futuro es incierto.

"Ningún club está preparado para un siniestro como ese, pero los clubes se podrían preparar. Los clubes deberían invertir en seguros altos, que claro que crea un gasto, pero garantizaría que ningún club no fuera a la bancarrota en caso de un accidente como este", puntualizó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios